Neocaudillismo

Tal vez por pertenecer a una generación que creció con modelos políticos como Willy Brandt, Valéry Giscard d’Estaing o Margaret Thatcher siempre me ha asombrado el fervor cuasi religioso que en su tiempo despertaron líderes histriónicos o sobreactuados cuando no grotescos. A la  joven de veinte o treinta años que un día fui, le daba la risa cada vez que veía en algún documental a Adolf Hitler, ese señor gesticulero con cabeza de huevo y ridículo bigotillo que casi conquista el mundo. En cuanto a Mussolini, tenía yo un novio al que se le daba de cine imitar sus poses de macho alfa, mandíbula en alto, brazos en jarra y marcando paquete. ¿De verdad millones de personas habían perdido la cabeza por semejantes individuos? Estaba claro que la hipnosis colectiva tenía que ser producto de la  desinformación y el fanatismo. En cambio nosotros, hijos de mediados del siglo xx, éramos cultos, idealistas, progresistas; el mundo había  evolucionado y en él no cabían personajes grotescos, al menos no en el Primer Mundo. Europa se cohesionaba  en torno a una moneda común, los Estados Unidos prosperaban adecuadamente y  en los noventa, la URSS acabó por hacerse el haraki mientras que el Gigante Chino sesteaba aún. Pero de pronto hete aquí que llega el siglo xxi y tan civilizado estado de cosas cambia drásticamente. El milenio se inauguró con el 11S y el retorno de las guerras de religión, moros contra cristianos, igual que si estuviéramos en tiempos de las Cruzadas  a la vez que, a diferencia de años anteriores  cuando tanto la sociedad como sus dirigentes buscaban sumar, unir, cohesionar, la tendencia de pronto comenzó a ser un afán de disgregar, dividir, restar. Aparecieron los  nacionalismos, la corrección política se hizo cada vez más intransigente y, en los últimos años, a tan viscoso pastel ha venido a sumarse una pandemia seguida de tambores de guerra y una alarma medioambiental; lindo panorama. Si es cierto que cada época fragua los líderes que más encarnan  el espíritu del momento,  da la impresión de que nos encontramos ante un regreso de los caudillos  y en el peor sentido de la palabra. Algunos ya están  en el poder y otros calentando en la banda, como ocurre en Italia o en Francia. ¿Y la democracia? Bah, ¿quién necesita democracia cuando se puede tener un Amado Líder? Un Ares belicoso como Putin, por ejemplo, que hace creer a los suyos que está llevando a cabo la gloriosa gesta de desnazificar Ucrania. O como Maduro, Ortega y Díaz-Canel, en cuyos países el mero hecho de manifestarse se paga con quince años de cárcel. O como Orbán, o como Duda, o como Erdogan, eso  por no mencionar al nuevo Gran Timonel chino o a los Señores del Petróleo.  Y, como éramos pocos, resulta que va y pare la abuela, y aquí tenemos de nuevo en escena a dos campeones de la demagogia que creíamos  amortizados. A la señora  Kirchner re-ascendida a los altares  gracias a un atentado trucho y a Donald Trump que, contra toda cordura, está logrando convencer a un creciente número de norteamericanos de que le robaron las elecciones y debe volver cuanto antes para “Hacer a América grande otra vez”. ¿Qué demonios está pasando? ¿Qué fue de los tiempos mesurados en los que regía la razón, el imperio de la ley y las tan útiles líneas rojas que marcan la diferencia entre el respeto y el caos?  Alguien debería hacer un estudio de por qué estamos volviendo a una suerte de caudillaje. A tipos, algunos de ellos incluso grotescos y ridículos, que usan argumentos que, en buena lógica, no convencerían ni a un niño de pecho mientras la democracia en todas partes empieza a dar síntomas de fatiga , hasta tal punto , que mandatarios elegidos con toda legitimidad comienzan (véase el ejemplo patrio) a mostrar tics autocráticos impensables años atrás. Supongo que Trump ha hecho mucho daño en ese sentido. Si un país que antes tenía a un Kennedy, un Bush padre o un Clinton (con todos sus defectos) ahora está dispuesto a reelegir a un señor con la cara naranja y tupé amarillo capaz de  lanzar a sus fieles a tomar Capitolio y que no respeta las más elementales formas democráticas, no sería de  extrañar que estemos ante un nuevo ciclo y también ante un cambio de las reglas del juego. Espero fervientemente estar equivocada.

Contenido relacionado

6 Respuestas

  1. extinción_raza_blanca dice:

    Qué demonios está pasando? ¿Qué fue de los tiempos mesurados….etc..etc.
    Pues lo que está pasando es que desde finales de los años 60, Europa y EEUU estan sufriendo una conspiración que los inocentes y tarados mentales ciudadanos no son capaces de descubrir y oponerse a ella con todas sus fuerzas.
    Esta conspiración fue creada por el llamado _gobierno en la sombra de los Super-ricos _ y su objetivo es destruir Europa y los EEUU y dejarlo todo convertido en un estercolero poblado por gente de todo el mundo menos por la raza blanca que es la que mas molesta a los ricos y a los poderosos .
    La conspiración sigue adelante y cada vez se nota mas la decadencia de Occidente en todos los aspectos.
    Al final de todo, el epitafio para la raza blanca podría ser algo así como…._mierda eramos y la mierda nos hemos ido.

  2. Edesio Doreste dice:

    Gracias a usted, por invitarnos a reflexionar. Ánimo y mucha suerte.

  3. CARMEN POSADAS dice:

    Muchas gracias por tu comentario, Pedro.
    Perdona la tardanza en contestar
    Un saludo

  4. CARMEN POSADAS dice:

    Muchas gracias por tu comentario, Edesio.
    Perdona la tardanza en contestar y muchas gracias también por lo que me dices
    Aunque no te conteste, te leo siempre
    Un saludo

  5. Edesio Doreste dice:

    Si algo distingue a estos «caudillos», incluido el inquilino de la Moncloa, es su gran capacidad de trabajo. Para hacer el mal, quiero decir. Los estudios de sus perfiles psicológicos, ayudan a «entenderlos». Algunos calificativos utilizados: Profundamente introvertidos, primarios, solitarios y orgullosos. Rencorosos, vengativos, histéricos, egolatras, narcisistas, mesiánicos. Todos esconden un fuerte complejo de inferioridad. No admiten el fracaso, y con su disposición al dramatismo y la teatralidad, favorecen que lleguen fácilmente a las masas. Peligrosos agitadores, apoyados en la propaganda de sus correligionarios y medios afines. Las guerras actuales, tienen una gran carga ideológica, fundamentada muchas veces, en encontrados sentimientos religiosos. El islam, no deja de ser una herejía del judaísmo. Los cambios de ciclos, y las profecías, se viene produciendo inexorablemente a lo largo de la historia. Nos alejamos del bien. Todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si hay algo digno de alabanza, en esto pensad (Filipenses, 4:8). Si hacemos esto, desde el máximo gobernante al simple ciudadano de a pie, el Dios de paz, estará siempre con nosotros. Saludos,

  6. Pedro de Claver dice:

    Carmen…(perdón por el tuteo…) estaría mucho mas completo y sin duda acertado, si en el listado de caudillos no te hubieras ido tan lejos, citando a uno (también es cierto que ‘muy menor’..ridiculo mas bien)
    que tienes bastante cerca, el sátrapa de Moncloa. No parece suficiente indicar…’véase el ejemplo patrio’….(X) y nada de tics; no son tics, son decretos leyes autoritarios de sátrapa, cierres del parlamento, asaltos a los poderes judiciales…de quien es la Fiscalía ?… a quien situó de Fiscal ?). Escriba el nombre del sátrapa con nitidez.
    Algunos ya están…escribes…Pues cítelos…Este, el patrio como dice, es un personajillo, además, grotesco, chulo y ridiculo, repito. Lo tiene todo para que lo añada a su artículo y listado, aún ensuciando el artículo con su nombre. Si se atreve a decir o insinuar que hay caudillos o caudillaje “”calentando las bandas”” (hay jugadores en la banda q salen, juegan y lo hacen de maravilla y otros lo contrario, pero en todo caso, han de salir y demostrar lo uno o lo otro…) de Italia (no veo caudillo o caudillaje, con franqueza….al menos de momento…) y de Francia (está por llegar..si fuere el caso..) como no va a citar al mencionado tarugo que ‘ya ejerce…..? hace unos años’…con mucha más razón.

    Ud., puede; suele llamar al pan, pan y al vino, vino. Gran decepción.

    (X): Como bien conoce, el sátrapa y payaso, se aupó al poder a través de una moción d censura (legal si, pero “ilegítima”) basada, como demostró luego la justicia, en una falsa condena debidamente disimulada por un juez afín (De Prada..le suena verdad..?).

    Ud., puede; suele llamar al pan, pan y al vino, vino. Gran decepción.
    Gracias.

    Pd. Si el tarugo y analfabeto universal transitoriamente en Moncloa es cierto q está en 2ª posición en cuanto a valoración de líderes (en este caso, cabecilla de una secta de asaltantes…) el muy grave problema no está en el caudillo, sino en muchos de los supuestos acaudillados
    (demasiadas tablets, y no para leer…y muy pocos libros para enriquecer el pensamiento y la crítica en su caso) entre los q parece obvio, no me incluyo.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.Pulse aquí para conocer nuestra Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies