De Mata Hari a Ana Montes: por qué las mujeres espían mejor

Si hay un campo donde se ponen a prueba las ‘armas de mujer’, es en el espionaje. Y ellas han demostrado que saben usarlas.

Las mujeres han estado y están presentes en los servicios de secretos ocultas tras distintos roles que les han permitido obtener información de inteligencia. De hecho, hoy en España, el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) está liderado por una mujer, Esperanza Casteleiro. 

Como dice Carmen Posadas en Licencia para espiar (Espasa, 2022), si hay un campo donde se ponen a prueba las «armas de mujer» es en el espionaje. «Desde la más remota antigüedad siempre ha habido féminas que aunaban inteligencia, valor, mano izquierda y mucho ingenio». 

Ejemplo de ello de son las vishna kanyas o damas venenosas. Doscientos años antes de Cristo, en la antigua India, se entrenaba a decenas de niñas haciéndolas comer ponzañas para convertirlas en bombas andantes. Se decía que un beso suyo podía acabar con la vida de cualquier persona.

Cientos de años después, durante la Edad Media, además de la Inquisición, funcionó especialmente bien una agencia de espionaje lúdica y amable, formada por los y las juglares. Estos iban de corte en corte y entre ellos cabe destacar a la espía de Alfonso X, María ‘la Balteira’, que evitó una gran masacre. 

Catalina de Médici e Isabel de Inglaterra hicieron durante el Renacimiento del espionaje su mejor aliado. También fue clave el papel de ‘la Malinche’ en el siglo XV. Princesa, esclava, traductora y espía, tuvo un rol clave en la conquista de México. 

Las mujeres también fueron determinantes en la Guerra de la Independencia y es que utilizaron el amor para desbaratar un plan de los franceses que hubiese hecho saltar por los aires la ciudad de Ronda. 

A continuación, nos detendremos a analizar el papel de las espías desde la I Guerra Mundial hasta la actualidad mediante diferentes perfiles de mujeres. Pero antes, para todo aquel que se pregunte por qué las mujeres espían mejor, podemos responder según una entrevista a una agente publicada en Licencias para espiar. 

De acuerdo con esta, las mujeres hoy ocupan un tercio de la plantilla del CNI, aunque no todas se dedican a las operaciones, «hay que resaltar que la implicación de las mujeres en ámbitos operativos suele ser muy eficaz«. La espía destaca que, en general, las mujeres «somos muy sutiles a la hora de analizar los diferentes elementos de información, habitualmente despertamos menos sospechas a la hora de penetrar en ciertos ambientes y además somos sumamente discretas». 

>> Leer la reseña en elespanol.com <<

Contenido relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.Pulse aquí para conocer nuestra Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies