Играйте в казино Вавада без ограничений, используя зеркало для доступа. Пройдите регистрацию, получите бонус и начните выигрывать уже сегодня! Рабочее зеркало Joycasino официального сайта. Регистрация и бонусы от Джойказино! stockholm.edu.pl ciekawy dla gospodyni domowej wlasnymi rekami

Sindrome del pollo sin cabeza

Acabo de enterarme de que tengo uno de los males de nuestra época. Se conoce con el nombre de productividad tóxica, pero yo, ignorante de que existía, hace años que lo llamo síndrome del pollo sin cabeza. Le cuento sus síntomas para ver si se siente usted identificado. Si es incapaz de estar sin hacer nada; si cuando se toma un descanso de inmediato le asalta un sentimiento de culpa tal que se levanta como un resorte y se pone a arreglar armarios; a hacer pesas o a lavar el coche; si tiene una lista de tareas pendientes más larga que un día sin pan, que lejos de menguar crece por minutos, bienvenido al club de los pollos descabezados. Hay quien dice que este frenesí comenzó con la pandemia, cuando estábamos encerrados en casa y, en vez de disfrutar del parón mundial, nos dio por bricolajear la casa entera, hornear infinitos muffins y colgarnos de lámpara haciendo gimnasia como si no hubiera un mañana. Pero yo no lo creo. Pienso que la productividad tóxica es un efecto colateral de la carrera de ratas en la que estamos todos desde hace años. Una consecuencia también del “tanto produces, tanto vales” que es el mercantilista baremo que utiliza la sociedad para medir la valía de una persona. Una consecuencia asimismo de otra característica de nuestro tiempo, el pavor, el miedo pánico a aburrirse. Por eso la productividad tóxica no solo se manifiesta en  la parte laboral de nuestras vidas y nos obliga a estar permanentemente pendientes del correo electrónico de los chats de trabajo y de la llamada del jefe, incluso a las once y media de la noche. Se manifiesta igualmente en los ratos de ocio. Porque, con tal de no encontrarse con uno mismo –conmigo misma, debería decir porque este es mi vivo retrato– nada más abrir un ojo un domingo voy y conecto la radio a ver qué noticias hay, segundos después me enchufo un podcast a ver si aprendo algo interesante y casi al mismo tiempo me pongo a leer un libro. Y no, no me refiero a un libro que me guste (ese placer por suerte aún lo conservo) me refiero a uno de esos que los ingleses llaman “improving books”. Es decir libros provechosos y/o útiles que, en mi caso, van desde un tratado que me ayude a entender algo de mecánica cuántica (¿?); a otro que hable de inteligencia artificial (¿¿??) o un sesudo estudio de lo que está pasando en China. Esa soy yo. La eterna estudiante de todo lo que no entiendo y me supera. Y conste que no me parece del todo mal. Peor sería que en mi pollo sin cabecismo me diera por la vigorexia o por coleccionar Barbies, que de todo hay en la viña de la productividad tóxica. Dicho esto, ahora que empieza un nuevo año, uno de mis buenos propósitos va a ser escapar de este pernicioso círculo de actividad sinfín. Se acabó, voy a sentar cabeza. Para hacerlo he consultado con los que saben y estos son los consejos que he recibido. En lo que concierne al trabajo, deberé establecer límites, definir horas claras de inicio y finalización de la hora de escribir. También tendré que trazarme objetivos realistas, priorizar y luego darme premios cuando cumpla con estas rutinas. Lo mismo me recomiendan para los ratos de asueto. Rutina, objetivos realistas y premios cuando una ha sido buena. Palabra que pienso intentarlo, pero lo tengo bastante crudo. Ya sigo una rutina de trabajo, cada mañana me pongo una pistola en la sien y me obligo a escribir hasta la hora de comer. Sin embargo, la inspiración (y la imaginación) son las locas de la casa y me asaltan cuando les da la gana: en la ducha, cuando cocino o cuando estoy penando con mi librote sobre la IA. Por eso, porque soy un caso grave de pollo sincabecismo y mi cabeza no para jamás, no me quedará más remedio que hacer lo que algunos expertos recomiendan en casos perdidos como el mío: ponerme delante de una pared blanca y mirarla mucho rato. Por lo visto el método es eficacísimo y resetea un montón pero me temo que me costará horrores. Menudo bodrio. Ojalá una mosca se pose por ahí y me alegre el espectáculo, pero por lo visto lo de la mosca es del todo desaconsejable. Pared blanca y punto. Concentración, introspección, no pensar en nada… En fin, por probarlo que no quede y ya les contaré qué tal me va con la terapia. Si no saben nada de mí en un par de semanas será que por fin, oooooooooom, este pollo sin cabeza habrá llegado al nirvana.

Contenido relacionado

8 Respuestas

  1. adminHD dice:

    .
    — COMUNICADO DESDE LA ADMINISTRACIÓN DE CARMENPOSADAS.NET —

    Debido al uso indebido y la mala praxis que algunos de los usuarios de esta web han hecho de la herramienta de comentarios, la cual ha sido pensada para compartir la afición a la lectura y la cultura, facilitar el acercamiento entre personas, abrir vías de comunicación, debate y entendimiento, en las últimas horas se ha procedido a eliminar algunos mensajes que se han ido vertiendo con ánimo de ofender en lugar de dialogar.

    En carmenposadas.net respetamos todas las opiniones, creencias y puntos de vista, pero no toleramos las faltas de respeto o cualquier acción que pueda herir la sensibilidad de los demás usuarios.

    Por esta razón censuramos los comentarios que ya han sido eliminados y pedimos disculpas al resto de usuarios de la web. Para controlar posibles situaciones similares en el futuro, se ha añadido una funcionalidad en la cual transcurridas 4 semanas de la publicación de un artículo o noticia, se cerrará la opción de dejar nuevos comentarios.

    Disculpen las molestias.
    ¡Qué el amor a la cultura y el diálogo entre personas sean nuestras armas!

  2. Provocative philosopher dice:

    Este verano pasado, un humilde pescador que pescaba con caña en una playa de Malaga me explicó clarisimamente lo que es la fisica cuantica.
    Yo me acerqué al cubo que tenia a su lado con peces y le pregunté:…¿cuantos ha pescado usted?
    …y él me respondio diciendo…-Unos quantos-

  3. Edesio Doreste dice:

    El Espíritu Santo, no se ve, se recibe. Se necesita Fe para recibirlo. Una gracia de Dios, que no está al alcance de los que se encierran en la ciencia, aunque la razón también pueda ayudar a encontrarla.

  4. Fermín dice:

    Yo creo que hay maneras más divertidas de quitarse el sentimiento de culpa de no ser productivo que mirar fijamente a los ojos del Espíritu Santo, pero a saber.

    Normalmente cambiar un hábito es difícil, y cuando el hábito consiste en no dar tregua a la pereza es que ese hábito es muy poderoso. La autora debería tomar conciencia de que tiene la vida resuelta por lo mucho que ha trabajado, tiene una solvencia económica y un reconocimiento social a su esfuerzo y talento, no es posible merecerse más lo que ya se tiene. El relax que necesita es más que legítimo en su caso. En mi cabeza pienso que con tomar conciencia de esto debería ser suficiente, pero supongo que no es tan fácil. Pero vamos, yo creo que si ella quiere está tomando daiquiris en nada.

  5. Edesio Doreste dice:

    Prestamos, no préstamos. Perdón.

  6. Edesio Doreste dice:

    Fermin, con ponerse delante de una pared blanca y mirarla mucho rato, préstamos atención a un espacio determinado, para tener consciencia del presente, la realidad, el aquí y el ahora. El color blanco es la primera luz, la primordial, el origen del mundo. Los 7 colores del arco iris, se generan al atravesar la luz blanca las gotas de agua como ocurre en un prisma óptico. Es el color de la espiritualidad, el de la paloma que representa al Espíritu Santo. El color con el que se pinta las vestiduras de Jesus, cuando estuvo entre nosotros. El color de Dios de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina, el del atuendo de la corte celestial en el Apocalipsis de San Juan.

  7. Fermín dice:

    Lo de la pared no sé si lo veo. Tratar de entender la física cuántica no es productivo, es única y exclusivamente ocio, es filosofar, casi metafísica como poco. ¿Sabías que según la física cuántica si corres contra una pared existe una probabilidad no nula de que la atravieses sin chocar con ella? Eso sí, la probabilidad es, sin exagerar, megahiperastronómicamente baja. Pero podría ser.

  8. Edesio Doreste dice:

    La vida es energía pura, una fuerza que subyace en nuestro interior. Nuestros anhelos y sueños proceden de la liberación de la consciencia, atrapada o dominada muchas veces por lo material. La vida despierta emociones, pero también suscita problemas con los que tendremos que lidiar a diario. «Para, mira y escucha», ayuda a investigar la veracidad de las afirmaciones. Los «pollos sin cabeza», somos adictos a la fantasía, no vivimos el presente, el aquí y ahora. Nos recreamos en lo que podría, debería o hubiera debido pasar. Desaprovechamos la energía vital, deambulando sin norte. La atención es una manera de conectar y sobrevivir. La puerta hacia el mundo exterior, no debería estar medio cerrada. La supervivencia radica en la cordura, y ésta se encuentra en prestar atención. Siempre nos proporciona la cura de muchos trastornos mentales y emocionales. El mundo exterior retroalimenta nuestro consciente, el alma. Tenemos que rezar para conseguir orientación, coraje y humildad. Estar alerta siempre a la presencia del Espíritu Divino, que nos dirige o ayuda. No obligue a su alma (consciente) a ponerse delante de la página a escribir, use su talento para descansar, soñar, al menos para intentarlo. Afirmar el talento, es vez de bloquearlo. «Echa el freno y disfruta de la vida. Al ir demasiado deprisa no sólo te pierdes el paisaje, también pierdes el sentido de adónde vas y por qué.» (Eddie Cantor – actor y comediante). Empecemos por fijarnos objetivos pequeños y amables, y lograrlos. Gracias y saludos,

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.Pulse aquí para conocer nuestra Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies