Marxismo (No de Karl sino de Groucho)

Mi nieto Luis tiene 11 años y va a un colegio concertado. En clase de Historia el año pasado Luis estudió el Neolítico, la civilización egipcia y la griega (no necesariamente en ese orden). Este año está estudiando la Revolución Gloriosa de 1868 y espera  llegar hasta la Guerra Civil. Tampoco importa mucho que llegue o no porque, según el real decreto de la ESO aprobado hace unas semanas, la Historia ya no se estudiará de forma cronológica. Ahora lo pedagógico es estudiarla según “bloques de contenidos”. Por ejemplo, cuando toque impartir la lección llamada “Marginación, segregación, control y sumisión en la historia de la humanidad” se hablará al alumnado de Espartaco, de la abolición de la esclavitud a finales de xix y de la segregación racial en los Estados Unidos en el siglo xx (no necesariamente en este orden tampoco, no sea que algún alumno avispado se entere de algo). Otro bloque de contenido muy interesante según veo es el “Estudio del armamento de los griegos hasta  los Tercios de Flandes”, haciendo hincapié naturalmente en que las armas son muy malas, etcétera. Esta particular forma de enseñar Historia obedece por lo visto al deseo  de no caer en “enfoques academicistas” por lo que cuando toque -si toca y metido en algún pack idóneo- ya se informará al alumnado de que España descubrió América ; que los árabes permanecieron ocho siglos en la Península Ibérica y que allá por 1789 se produjo algo llamado la Revolución francesa. Dicho todo esto, la asignatura de Historia es afortunada, otras en cambio han desaparecido directamente de los programas educativos como la Filosofía. ¿Porque a quién puede interesarle una disciplina que enseñe a pensar, que abra la mente, que plantee preguntas? Lo importante según los elaboradores de este programa de enseñanza no son las preguntas sino las respuestas. Y estas ya se las darán ellos precocinadas, no sea que a alguien se le ocurra cuestionarlas. Para que esto no ocurra, porque es peligrosísimo que un niño use a cabeza, el resto de las asignaturas también colaborarán en inculcar valores, de modo que, cuando un niño aprenda Inglés, se aprovechará para  impartir  ideas ecosociales; las clases de Dibujo servirán para luchar contra los roles de género; las Matemáticas tendrán que ser socioafectivas (sic) mientras que la Física y la Química son perfectas para instruir sobre cómo ha de ser un mundo más equitativo e igualitario. Supongo que la Biología les servirá para adoctrinar también sobre otros nobilísimos valores de esta índole y me chiflaría ver cómo lo argumentan, porque no hay nada menos equitativo, igualitario y justo que la Biología. Otras novedades de esta ley es que los alumnos podrán  graduarse y pasar de curso sin límite de suspensos  de modo que nadie se  traume  al quedarse  sin veraneo, y, con el mismo propósito, ya no habrá clasificaciones numéricas ni exámenes de recuperación.

A mí lo más me llama la atención de este plan de estudios marxista (marxista de Groucho, no de Karl) es que no se den cuenta de que  con su propósito de adoctrinar, igualar y evitar “que nadie se quede atrás” van a conseguir  lo contrario de lo que se persiguen. En vez de más igualdad social, más diferencia entre los estudiantes de familias acomodadas y las que no lo son. Porque antes, cuando primaba la excelencia, un niño de pocos recursos podía acceder a una educación similar a la de un niño rico gracias a becas y ayudas. Ahora, en cambio, los padres que se lo pueden permitir llevarán a sus hijos a colegios privados en los que no solo se premie el mérito y el esfuerzo sino que se tenga una idea más racional de lo que es la educación. Una sin sesgos políticos que enseñe a pensar, a cuestionar, a disentir, a rebatir. Porque lo que parecen ignorar también estos genios de la pedagogía es que, como decía el ahora desterrado de las aulas maestro Confucio, aprender sin reflexionar es malgastar energía. Y es también, añadiría yo, crear borregos. Borregos que por cierto no abrazarán sus teorías buenistas y memas. Porque, como también decía Confucio, el primer mandato de la juventud es poner en solfa todo aquello que dan por cierto sus mayores.

Contenido relacionado

1 respuesta

  1. Edesio Doreste dice:

    Desde la instauración de la enseñanza pública laica (en un país eminentemente cristiano), vamos de mal en peor. Mal asunto, sustituir la religión por las ideologías que conducen al ateísmo, basadas en el liberalismo, comunismo y modernismo. Las teorías de Rousseau, Marx y Renan, sólo han llevado a la humanidad, colectiva e individualmente; al pesimismo, la desesperación y el desprecio de la vida, a la que no se encuentra sentido. Para encontrarlo, volvamos a reencontrarnos con Dios. Gracias y saludos,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.Pulse aquí para conocer nuestra Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies