Los escritores nos hemos vuelto juglares

Carmen Posadas Mañé (Montevideo, 1953), repasa la actualidad literaria, el buen momento de la literatura hispana, el futuro del libro en internet, los secretos de la literatura infantil y sus proyectos.

Ha reeditado el Síndrome de Rebeca, uno de sus primeros ensayos. ¿Por qué se ha convertido en una especie de terapia o fórmula para entender el mundo de los fantasmas del pasado? 
Me pasó una cosa muy curiosa con esto. Hace poco una amiga me comentó: ´¿Sabes que has establecido un término de psicología y que si buscas en Wikipedia el Síndrome de Rebeca sale y explica las sombras de los amores anteriores que influyen en una persona y el fantasma de las relaciones anteriores?´. Anoté esta reflexión y pensé cómo era posible que un libro que escribí hace 30 años ayudara a identificar estos incómodos fantasmas del pasado. Así que hace un mes lo hemos reeditado con Editorial Planeta.

¿Es la misma idea y el mismo libro? ¿Nada nuevo? 
Está basado en la película Rebeca, que plasma cómo influyen los fantasmas de los amores del pasado. En el filme, la protagonista se casa con un viudo y llega a una casa fantástica llamada Mandelmore y todo el mundo la compara con la difunta Rebeca. Ella misma sufre el síndrome de Rebeca y su marido también. Él odia a Rebeca y entonces lo que elige es la antítesis de ella.

Las mujeres clónicas… 
Es increíble cómo es la cirugía estética, te operan y te dejan igual que a muchas otras mujeres y se ven todas estupendas y maravillosas. Si me veo con ese careto no salgo a la calle nunca más. Menos mal que ellas se ven estupendas…

A veces las personas se enamoran de personas con un físico determinado. ¿Cómo se explica? 
Eso también es el Síndrome de Rebeca. Hay hombres que siempre se enamoran de un prototipo de mujer. Por ejemplo la exmujer de Sarkozy es igual que Carla Bruni. DiCaprio siempre se enamora de chicas más altas que él, rubias y con un cuerpo increíble. Hay dos tipos de Síndromes de Rebeca: la persona que le ha ido muy mal con alguien y que busca la antítesis, y los que añoran lo que han tenido y se enamoran de una persona muy parecida. Y luego está el tercero, el sufridor, que es el que se enamora de alguien que tiene un pasado amoroso muy presente y constantemente están recordando a la otra persona.

¿Cuál es su caso?
Busco la antítesis ya que mi dos exmaridos no se parecen absolutamente en nada.

¿Busca inspirarse para encontrar los personajes de sus novelas o le caen del cielo? 
No soy una escritora que haga esquemas. Siempre digo que hay dos tipos de escritores: los ciegos y los cojos. Los ciegos van tanteando, son los que no tienen idea de lo quevan a escribir, quizás tienen una imagen o empiezan con una frase y a partir de ahí van tejiendo la trama, y son los primeros lectores y los primeros sorprendidos. Y luego están los cojos, que tienen esquemas y a partir de ahí van consultando y escribiendo, hacen listas y a cada personaje le hacen una ficha policial de cuánto mide, cómo toma el café con leche. Yo soy sin duda de los ciegos.

¿Cómo ve el futuro del libro y la literatura en internet?
Todos los artistas estamos volviendo a los orígenes más ancestrales. Los cantantes, por ejemplo, tienen que ir de pueblo en pueblo cantando y haciendo bolos. Los escritores nos hemos vuelto como juglares, vamos dando conferencias, charlas y cursos de lectura. Soy tímida en el contacto directo con la gente, me da reparo, por eso soy escritora. Pero este ejercicio me ha venido muy bien porque me he vuelto simpatiquísima, cosa que antes no era. Me ha cambiado el carácter.

¿La literatura hispana o en español está en un buen momento? 
[Responde con ironía] Sí, pese a que hace tiempo que no trae un premio Nobel, solo tres años nada más… Quizá estamos mal acostumbrados, deberíamos tener un Nobel más a menudo porque al final somos 500 millones de hispanohablantes. Estamos en un momento bueno. La sombra del boom era muy alargada.

¿A quién culpamos? 
Había escritores que intentaban copiar a García-Márquez y los que querían hacer todo lo contrario y a ambos les iba mal. Ahora parece que ha mejorado la cosa, el mercado es más ecléctico, hay más libertad, el boom marcaba demasiado. Cuando empecé a publicar en Estados Unidos me decían: ´Pero aquí no hay ningún cocotero, ni ninguna cacatúa´. Eso es lo que le gusta a los americanos de la literatura latinoamericana. Es un cliché tan tremendo…

Hay crisis pero hay más libros y escritores que nunca… 
Me parece muy sorprendente. Parece que todo el mundo quiere ser escritor cuando hay maneras más rápidas de ganar dinero, escribir es algo que cuesta muchísimo. Ahora resulta que a los presentadores les da por escribir y da la casualidad de que se han dado cuenta de que su gran vocación es escribir. Bueno, si lo publican y lo venden… Creo que este año el libro más vendido es el de Belén Esteban y eso ya de por sí es un síntoma aterrador.

Hemos mentado al diablo con la tecnología. ¿Se ha desvanecido un poco el alma del escritor con todas las facilidades que ofrece el copia y pega de internet? 
Internet es una herramienta. Es como un cuchillo, ¿es bueno o malo? Depende de cómo utilices el cuchillo y la herramienta. Nunca utilicé la máquina de escribir, pasé de escribir a mano al ordenador. Pero el sistema de la documentación ha cambiado mucho. Antes había que ir a la biblioteca a consultar decenas de libros, tomos, enciclopedias…Ahora no. Pero hay que tener mucho cuidado, soy gran defensora de Wikipedia pero hay que contrastar. Es peligroso lo que pasa con las redes sociales e internet. Parece que lo que se publica es verdad.

¿Con qué sueña despierta? 
Ahora mismo pienso: ´Virgencita que me quede como estoy´, la vida me ha dado mucho, también me ha quitado, pero sobre todo me ha dado, así que estoy satisfecha y muy contenta con lo que tengo.

¿No sueña con un best seller?
Claro, no vendría mal, pero siempre he soñado con pasitos cortos. Me he identificado con una canción de Serrat que dice ´vuela bajito, va de balcón en balcón como un gorrión´. Cuando empecé a escribir pensé: ´Ojalá me publiquen un libro´, después, ´ojala me den un premio´; más adelante ´ojalá me traduzcan en muchos idiomas…´. Ya me han traducido a 23 idiomas y siempre he volado bajito. Pero se llega lejos también…

Contenido relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.Pulse aquí para conocer nuestra Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies