La aragonesa Luz Gabás gana el Planeta con la novela ‘Lejos de Luisiana’

La finalista es la catalana Cristina Campos, con ‘Historias de mujeres casadas’, sobre «la sutilidad de la infidelidad femenina».

Y este año, el premio Planeta ha caído en… ¡Luisiana! Allí, en lo que hoy es el sureste de Estados Unidos, cuando el Misisipi era español, se ambienta Lejos de Luisiana, la novela histórica –atravesada por una fuerte historia de amor– con la que la aragonesa Luz Gabás (Monzón, 1968) ha ganado hoy, en una gala celebrada en el MNAC, el millón de euros con que está dotado este galardón. La finalista fue la catalana Cristina Campos (Barcelona, 1975), con la contemporánea Historias de mujeres casadas.

Entrega del Premio Planeta a Luz Gabás

La acción de Lejos de Luisiana se ambienta a finales del siglo XVIII, cuando esta colonia francesa pasó a manos españolas. Abigarrada mezcla de razas, lenguas y culturas, con tres ejércitos disputándosela (los de los dos países citados y el inglés, apoyados esporádicamente por unas u otras tribus) la convivencia allí era difícil, a pesar de lo cual florece una historia de amor entre un indio –hijo de un jefe tribal– y una súbdita francesa. «La acción transita entre la Ilustración y el romanticismo -detalló Gabás-, tiene la parte de la lógica pero también anticipa el siglo que viene, el XIX».

Gabás es –como sucede con todos los ganadores de este premio en los últimos años– una autora de notable éxito comercial. Licenciada en Filología Inglesa, fue alcaldesa de Benasque (del PP pero con apoyo del PSOE) entre los años 2011 y 2015, cuando renunció a su acta de concejal tras perder las elecciones. Pero es, sobre todo, conocida como novelista, a partir del éxito de su primera obra, Palmeras en la nieve (2012), también una historia ambientada en una exótica colonia española, en este caso la isla de Fernando Poo (actual Bioko), en Guinea Ecuatorial, a mediados del siglo XX, y que se inspira en la experiencia que tuvo el padre de Gabás trabajando en la finca de cacao Sampaka. De hecho, la autora la escribió con la pretensión de transmitir a sus hijos la memoria familiar y se convirtió en un superventas inesperado. De la novela se realizó una película en el 2015 protagonizada por Mario Casas y Adriana Ugarte.

Gabás, que reside en un pueblo del Pirineo oscense, ambientó en esa zona su segunda obra, Regreso a tu piel (2014), que se centra en la represión contra las brujas en el siglo XVI, con brutales ejecuciones cometidas en este caso por los pobladores de la zona, no por la Inquisición. Más tarde, viajó a las guerras carlistas en Como fuego en el hielo (2017), otro relato pirenaico y de amor situado a ambos lados de los Pirineos, con la descripción del ‘turismo termal’ que la aristocracia europea realizaba en algunas de esas poblaciones. Con esta obra, protagonizada por el joven Attua, finalizaba lo que ella denominó “una trilogía emocional” que incluía “la exploración de mis orígenes”. “Creo que el paisaje es muy importante –explicaba– porque condiciona tu forma de ser. A la dureza de la tierra, la dureza de su gente, acostumbrada al frío, a las noches de lobo.  La gente de montaña no habla, pero tiene sentimientos que se esconden y que luchan por salir. Aquí se dice con mucha razón que ‘al montañés, ni le pidas, ni le des’”. Para Gabás, “el mundo rural genera inseguridad, angustia y miedo, como sucede en las ciudades, y la vida puede ser igual de atractiva en un lugar como en el otro”.

El latido de la tierra (2019) tiene otro registro, más de novela negra, con crímenes que resolver, y está ambientada en la España rural de los años 60, 70 y 80, cuando amplias zonas de Aragón y Castilla –la actual España vacía– sufrieron severas expropiaciones. “Un pueblo vacío es una historia truncada”, escribe la autora, cuya protagonista, Alira, se debate entre la fidelidad a la tradición o las nuevas costumbres. “Miramos en exceso a la ciudad –explicaba la autora– pero todavía existe gente que siente la pulsión del campo, Alira es una de ellas y le gustaría mantener vivo el fuego de una tierra que se niega a morir”. Esta es una obra con banda sonora generacional, pues cada capítulo se acompaña de una propuesta musical, con especial atención al heavy metal, al que la propia Gabás es aficionada y temas de los Rolling Stones, Bob Dylan, Bruce Spingsteen, Los Suaves, Janis Joplin, David Bowie, Guns’n’Roses, Tears for Fears o hasta Lady Gaga.

Entrega del Premio a la obra finalista de Cristina Campos

Por su parte, la obra finalista, de Cristina Campos, Historias de mujeres casadas, ha sido premiada con 200.000 euros y cuenta las cuitas de amor y desamor de tres compañeras de trabajo en la época actual, en especial la de la protagonista, Gabriela, una periodista quien tras veinte años de matrimonio se encuentra en la inesperada situación de que tiene un amante, lo que pone su vida del revés. «Habla del sutil mundo de la infidelidad femenina», dice la ganadora. La acción transcurre entre Barcelona, Boston y Formentera. En palabras del jurado, se trata de “un tratado sociológico de las relaciones sentimentales en esta sociedad cambiante”. Campos, licenciada en Humanidades, trabaja como directora de casting y está casada con el director de cine Jaume Balagueró. Debutó en la literatura hace siete años, con Pan de limón con semillas de amapola , obra sobre dos hermanas separadas en su juventud que se reencuentran en un pueblo de Mallorca tras haber heredado un molino y una panadería de una mujer a la que no creen conocer. Cada capítulo de la novela –que fue adaptada al cine el año pasado por Benito Zambrano– comienza con una receta de repostería.

Acto de entrega de premios

>> Más información en lavanguardia.com <<

Contenido relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.Pulse aquí para conocer nuestra Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies