El tocino con la velocidad

A punto estoy de recurrir a uno de los topicazos más bobos de los últimos tiempos, ese  de: “Siempre nos quedará París”. O Francia, para ser más exactos, porque me ha encantado saber que, en el país vecino, acaban de prohibir el uso del lenguaje inclusivo en los colegios al estimar que “Constituye un obstáculo para la lectura y la comprensión lectora de los alumnos (o alumnas o alumnes, ya saben). El ministro de Educación, Jean-Michael Blanquer, ha explicado que la decisión se tomó al observar que, contrariamente a lo que pueda sugerir el adjetivo “inclusivo”, los más perjudicados por este tipo de lenguaje son los niños con alguna discapacidad o dificultad de aprendizaje. Sugiere asimismo Blanquer que se potencie el respeto hacia la igualdad entre niñas y niños de otro modo, luchando, por ejemplo, contra representaciones arcaicas y estereotipadas. Mientras el resto de los países avanzados hace encaje de bolillos tratando de no tener que pronunciarse contra esa invisible forma de censura que llamamos “corrección política”, Francia se ha mostrado siempre menos inclinada a darle cancha. Desde 2004 está prohibido el uso de pañuelos islámicos en las escuela públicas y en 2010 la prohibición se extendió al niqab (velo  que cubre todo el rostro) en lugares públicos como calles, parques, transporte urbano y edificios administrativos. Después de diversos atentados terroristas, perpetrados algunos en colegios públicos, el gobierno de Macron ha elaborado un controvertido proyecto de ley “antiseparatista” cuyo fin es proteger la proverbial laicidad francesa. Con ella se pretende, entre otras cosas, regular tradiciones religiosas incompatibles con la legislación del país como los matrimonios forzados, por ejemplo. O los “certificados de virginidad” impartidos por padres en nombre de la autoridad familiar; o la supremacía de padres y hermanos sobre las mujeres de la familia; así como regular el uso de velos integrales o el del famoso  burkini, siempre en espacios públicos, obviamente, nadie pretende pautar lo que se hace en el ámbito de lo privado. En concreto estas dos propuestas no han tardado en desatar las iras, no de los hombres sino de  muchas mujeres musulmanas, que han impulsado la campaña #PasToucheAMonHijab (notoquenmihiyab), que rápidamente se ha convertido en viral. Curiosamente no tanto en Francia sino fuera de ella  donde  han  recibido el apoyo de varias celebridades, como Ilhan Omar, diputada norteamericana, o Ibtihaj Muhammad, primera estadounidense en usar el hiyab mientras competía en los Juegos Olímpicos, así como de la modelo somalí Noor Tagouri. Todas ellas consideran que tocar su hiyab es tocar su libertad y se muestran muy molestas y sorprendidas de que, en el país de la libertad, igualdad y fraternidad, se les impida vestir según su deseo. Como sabemos por experiencias políticas recientes, “libertad” es un término aún más tópico y manoseado que la cita de la película Casablanca que encabeza este artículo. Un comodín  multiuso que  vale  para todo. Para justificar egoísmos, santificar insolidaridades y tropelías, también para arrogársela en detrimento de otros. ¿Es libre una niña a la que su familia obliga a casarse sin tener en cuenta su opinión? ¿Es libertad un certificado de virginidad? ¿Y un burkini o un velo integral que apenas deja al descubierto los ojos? ¿Y es libertad también manipular a la gente para que adopte el lenguaje inclusivo so pena de que lo tachen de machista, racista o retrógrado  Más o menos doscientos años atrás, madame Roland, una de las heroínas de la Revolución Francesa, momentos antes de entregar su cabeza a la guillotina en el Gran Terror, que se llevó por delante la moderación de los girondinos, la inclinó ante la estatua de la Libertad situada en la Plaza de la Concordia para decir: “Libertad, cuántos crímenes se cometen en tu nombre”. Ahora ya no ruedan cabezas en su nombre, pero se sigue confundiendo el tocino con la velocidad. O, lo que es lo mismo, libertad con toda clase de dislates.

Contenido relacionado

8 Respuestas

  1. Bixen dice:

    ‘Ne me quitte pas’, ‘Comment te dire adieu’.

  2. Bixen dice:

    Me callo, pues acabo de ver/leer «Esos truenos vestidos de nazarenos». Es lo que tiene ser escudero.

  3. Bixen dice:

    -Señor, ¿quiere vuestra merced darme licencia que departa un poco con él? Que después que me puso aquel áspero mandamiento del silencio, se me han podrido más de cuatro cosas en el estómago, y una sola que ahora tengo en el pico de la lengua no querría que se mal lograse.
    -Dila -dijo don Quijote-, y sé breve en tus razonamientos; que ninguno hay gustoso si es largo.

  4. Bixen dice:

    «La ventura del olvido
    no la conocí jamás,
    que siempre he querido más
    lo que olvidar he querido.»
    Anónimo del S.Au.

  5. Bixen dice:

    Hola Carmen: Llevo ya días buscando en güeb un nuevo artículo tuyo y aunque nunca ofendí la fe con la esperanza, ya me cansé de buscar. Lo hacía por cómo escribes, pero tras ver tu foto, de rojo… me entraron ganas de hacerlo ahora, sin vergüenzas.
    Ya sin coña: ‘Waiting for you!’

  6. Robín dice:

    Yo que leo con cuidado, Carmen, un pelín de Le Figaro todos los días para saber con qué son y en qué tono bailan ahora los franceses (amigos han de ser), sabía lo que cuentas aquí. Y felicito a los franceses aunque estas luchas son muy complicadas y es fácil caer en culturalismos propios y también excluyentes: nuestra pelea es larga y llegamos con los ojos cansados, a veces de haber visto la tierra que no cambia o va incluso a peor, como diría aquél vividor confeso chileno que se equivocaba tanto de credo.
    Lo de haber convertido a las mujeres, por mor del marxismo cultural reinante, en auténticos sujetos «revolucionarios», que al igual que la clase obrera, van siempre, pase lo que pase, pese a lo que pese, al paraíso, es una de las grandes equivocaciones liberticidas de lo políticamente correcto (sin perjuicio de que hay que respetar a la mujer, por supuesto). Paraíso prohibido a los que viven bien y a veces bien trabajan y al hombre que es ángel ya caído, género ya declarado oscuro por los materialistas dialécticos a ultranza. A veces, yo que soy hombre dos tercios centenario, al divisar a alguna mujer que con generosidad enseña lo que tiene y poco lleva, por la calle, pienso en si debo o no girarme a contemplar lo que te enseñan, que un día puede llegar a ser delito hasta mirar. A Buñuel, con su discreto encanto burgués, le gustaba declarar que él era ateo por la gracia de Dios. Yo afirmo, más modestamente, que si las cosas siguen así, y aunque no tengo yo los cojones, lo reconozco, no nos quedará más remedio a todos, tarde o temprano, que hacernos maricones.

  7. Edesio Doreste dice:

    Hola Carmen, de acuerdo completamente, con el enfoque de tu artículo. Todo ser humano debería gozar de su vida actuando, pensando, de acuerdo a su conciencia, siempre y cuando no se atente contra la libertad y la vida de otros. La libertad, no debería tener preferencia por color, raza, religión o sexualidad.
    Y gracias, por permitirnos expresarnos con total libertad, en tu «pared».

  8. Robín dice:

    Patria y Vida.

    Los marxistas extremos tienen tendencia a apropiarse exclusivamente de los símbolos. En la desgraciada Cuba, que hubiera podido ser grande si esos extremistas no la hubieran literalmente reventado y asfixiado, empobrecido sin remedio, cometieron la injuria de asociar patria y marxismo, patria y un sólo individuo golpista. Y de otra forma muerte, y de todas formas y siempre, hambre y miseria. Pero la patria es lo contrario, es vida y pluralismo. Y es no-locura. Y que se pueda cambiar de dirigentes cuando estos enloquecen y sólo empobrecen al pueblo y no dejan ni decir, ni decir ni pensar, ni decir ni pensar ni ser.
    El régimen marxista extremo cubano asiló políticamente, dio cobijo, amparo, sostén y fuerza a los terroristas infames, criminales, y también locos de ETA, que asesinaron por la espalda y a traición, a generales, comandantes, capitanes, jefes de policía españoles y otros, todos ellos inocentes y todos ellos patriotas. Asesinos en serie cuyo programa consistía en el comunismo total y la partición de España en una decena de pedazos. Y después la partición de Francia que también tiene países vascos y catalanes y bretones y alsacianos y provenzales y occitanos. Y después la partición de Italia con mucho menos historia de unión que nosotros o que Las Galias. Y del Reino Unido que desunirían para siempre. Y de Alemania que estallaría en federaciones independientes, rivales, enemistadas, empobrecidas y fragilizadas. El programa de los terroristas, que el socialismo cubano amparó, era el de la destrucción de Europa entera, poco a poco, su atomización, por inducción, liderado desde Vasquia. Sin embargo, y ahí reside la locura, estos mismos marxistas extremos, defendían una Unión Soviética de 22 millones de kilómetros cuadrados (43 Españas) y que no perdiera ni un ápice de su inmenso territorio. Cuando por fin cayó la dictadura, Rusia ya semi democrática, empezó a perder Lituania, Estonia, Ucrania, Biolorusia, Moldavia, Ucrania, Georgia, Armenia, Tayiquistan, … un 20 % del territorio soviético. ¿Hubieran acogido los comunistas extremos cubanos a independentistas estonios por muy socialistas que fueran? ¿Hubieran podido, bajo el socialismo soviético, los moldavos ser independentistas? ¿0 les hubieran fusilado, de inmediato, en algún campo infame de concentración? ¿ Alguien imagina al loco Fidel Castro acogiendo a independentistas Uigures de la China comunista, por muy socialistas que dijeran ser ?
    Tan loco no estaba Fidelín. Hubiera durado sólo quince días más al frente de Cuba. ¿ Pero entonces porqué acogió a independentistas terroristas locos vascos por muy socialistas que dijeran ser? ¿ Apoyan acaso los locos socialistas cubanos la partición de España en viles e inútiles pedazos ? ¿No es eso acaso una ingerencia destructiva y loca contra España, de Fidelín el pequeño, que no puede ni ha de ser perdonada?
    ¿No hubiera, Fidelín acaso, fusilado de inmediato a todos los que hubieran conspirando para partir a Cuba en dos o más pedazos, por muy socialistas que fueran o que dijeran ser?
    ¿No fue entonces, si reflexionamos adecuadamente, una infame y sórdida y estúpida locura, la de acoger en Cuba a los asesinos en serie, insanos y terroristas de ETA, que querían destruir España y siguen soñando, aún vencidos sus brazos políticos locos, con destruirnos y matarnos, por muy socialistas que dijeran y digan ser?
    Quién acoge a los enemigos de España y de la democracia se convierte en enemigo de España y de las libertades.
    Es obvio que la continuación de la dictadura represiva e insana en Cuba favorece la insanidad y perpetuación de los teóricos del terrorismo socialista de ETA, que controlan por desgracia, mediante elecciones, absolutamente el 40 % de los municipios vascos (una barbaridad y una anomalía que debemos no sólo a la complacencia del partido nacionalista vasco con el independentismo y el marxismo extremo, sino con la complicidad cobarde del partido socialista obrero español que aún sueña en parte con la revolución marxista, en el fondo de su ser, y se ha adherido desde siempre a la leyenda negra contra España que el nacionalismo vasco se esfuerza por todos los medios en continuar. Pero que Fidel Castro y sus continuadores participen también de esa leyenda negra antiEspaña, eso es lo imperdonable. Doy por hecho de que ETA intentará reconstruirse con otro nombre y otra excusa, que atentará de nuevo contra España, al ver que la dictadura cubana persiste y persiste, muy a pesar de tener el pueblo realmente en su contra. ¡Democracia ya para Cuba para que España y Europa y el segundo mundo revivan en democracia! El capitalismo, a pesar de algunos excesos, es y será siempre más democracia y más pluralidad que un sólo y único Estado acaparando todo y enloquecido por Marx y sus locos seguidores.

Responder a Robín Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.Pulse aquí para conocer nuestra Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies