El Premio Planeta 2021 visto y vivido desde dentro

En 1952 comenzaba el reinado de Isabel II de Reino Unido. Ese mismo año se creaba el Premio Planeta, galardón que premiaba y premia la mejor literatura en español. Siete décadas más tarde, la Reina Isabel se prepara para festejar su Jubileo de Platino, algo nunca antes visto en Reino Unido, mientras que los Premios Planeta han alcanzado la venerable cifra de 70 ediciones. Dos hitos muy distintos que señalan dos éxitos también muy diferentes, y el que nos ocupa en este caso es el de la editorial que tanta literatura muestra cada año. Perdón por la comparación, debe ser por ‘vivir’ entre libros y royals.

La aventura comenzó en la mañana del jueves 14 de octubre de 2021 con un viaje en AVE entre Madrid y Barcelona. ¿Primera parada? Hotel NH Collection Barcelona Constanza. Desde allí, la segunda parada hacia la Casa Llotja de Mar, donde tuvo lugar una rueda de prensa que vino fuerte. Allí se dieron cita José Crehueras, Presidente del Grupo Planeta, junto al jurado que tenía que elegir al ganador y al finalista del Premio Planeta 2021. Aparecieron por tanto José Manuel Blecua, Fernando Delgado, Juan Eslava Galán, Pere Gimferrer, Carmen Posadas, Rosa Regàs y Belén López. La prensa allí congregada pudo disfrutar antes de la gala de un vídeo en el que participaron una serie de ganadores del Planeta en el que expresaban lo que suponía este galardón. Destacaron las intervenciones de Dolores Redondo, Javier Cercas, Álvaro Pombo, Carmen Posadas, Clara Sánchez, Juan José Millás, Juan Eslava Galán y Eduardo Mendoza. Emocionó volver a escuchar a los fallecidos Ana María Matute o Terenci Moix, dos grandes escritores que se hicieron con el Planeta en 1954 y en 1986, respectivamente.

Tras el vídeo, Crehueras dio las gracias a los autores y explicó que su objetivo es vender libros y dar la máxima promoción y difusión posible, señalando además la importancia de una sociedad que lee. Después de comentar que con motivo de la 70 edición se presentaron 654 novelas, todo un récord, soltó el bombazo: la dotación del ganador será de 1 millón de euros, un enorme salto teniendo en cuenta que hasta la 69 edición el vencedor se llevaba 601.000. Para el finalista, en vez de 150.250, son 200.100 euros. Crehueras terminó dejando claro que la subida incluía la 70 edición, y que aunque no estaba en las bases, entendía que nadie se iba a quejar del aumento de un premio con el que ya se supera al Nobel de Literatura en dotación, que en 2021 no había alcanzado el millón. Con el shock de los presentes ante el golpe de efecto, Crehueras señaló que se lee más, que Planeta quiere que también se escriba más y que todavía el 70 por ciento de los libros se compran en librerías. Aprovechó para pedir más apoyo para los libreros y las librerías, poniendo como ejemplo la protección de la que gozan en Francia.

Tomó entonces la palabra Juan Eslava Galán, que hizo un repaso por las 10 novelas finalistas: ‘Cadáveres insepultos’, ‘Descalza voy contigo’, en la que habló de realismo mágico, ‘Ciudad de fuego’, que mezcla la historia y el thriller en un Madrid de 1834 que afronta una epidemia de cólera, ‘La llama del pasado’, de la que Eslava Galán dijo que tenía un final apoteósico, ‘Barbarie’, ‘El túnel de Oliva’, ‘El viaje’, ‘El canto del grajo’, ‘Hijos de la ira’ y ‘Donde el recuerdo nos lleve’. Había mucha novela policíaca, por lo que parece que por ahí iban a ir los tiros, y nunca mejor dicho.

Finalizada la rueda de prensa, los invitados bajaron (bajamos), al salón de la Llotja en el que se celebró un almuerzo en el que degustamos carpaccio de espárragos verdes con crema de queso manchego, jamón de bellota y aceite de nueces, seguido de hatillo crujiente de pato confitado con puré de manzana, cebollitas glaseadas y patata. Todo regado con blanco DO Terra Alta y con tinto de Rioja. Como postre, torrija con sorbete de fresa y tocinillo de cielo. Y así, entre estupendos manjares, conversaciones literarias y más mundanas para conocer mejor a quien se tenía al lado y sobre todo, quinielas varias sobre quién se llevaría el premio, el almuerzo terminó y de vuelta al hotel.

Al día siguiente, la cultura siguió invadiendo todo lo relacionado con el Premio Planeta. Los libros se quedaron a un lado por unas horas para disfrutar de una visita a la Torre Bellesguard. Se trata de un fabuloso edificio obra de Gaudí que se asienta en la zona alta de Barcelona, donde en el siglo XV se encontraba el castillo de Martín I el Humano, Rey de Aragón con cuya muerte terminó la Casa de Barcelona, entrando posteriormente los Trastámara, un apellido muy relevante para la historia de España. Entre 1909 y 1919 se dedicó a levantar esta hermosa torre llena de elementos ornamentales y con el simbolismo que tanto gustaba al genial arquitecto. Sin duda, una visita imprescindible para quien visite Barcelona y quiera disfrutar de un monumento no tan conocido pero sí realmente espectacular.

>> Leer la noticia en bekia.es <<

Contenido relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.Pulse aquí para conocer nuestra Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies