El olvido

Uno de los signos de nuestro tiempo –amén de tsunamis, erupciones volcánicas, pandemias, guerras terremotos, tsnamis, y posiblemente como consecuencia de todo ellos – es lo corta que se ha vuelto nuestra capacidad de asombro ante el horror. Por un lado es natural que así sea, al fin y al cabo como especie estamos programados para sobrevivir a lo que venga. Pero, por otro, tengo la impresión de que la sobredosis de información que padecemos hace que uno acabe haciéndose insensible a lo que ve. Las televisiones y demás medios de comunicación retransmiten minuto a minuto la catástrofe del momento. Ahora estamos con la guerra de Ucrania, pero antes fue la pandemia, el volcán de La Palma, las tontunas infinitas de nuestros políticos de uno u otro signo, las inundaciones de aquí y de allá o las crisis humanitarias de Afganistán y Siria.  Pero no solo de tragedias reales viven las teles. También nos infligen horas y más horas de dramas tan apasionantes como la vida de Rociíto, las cuitas de los Pantoja o los sinsabores de unos tontainas de diseño encerrados en no sé qué casa, que lloran y se tiran del moño porque uno le robó a otra el champú. El dolor ajeno, ya sea real como en los primeros casos, o más falso que un duro de hojalata como en los segundos, siempre ha tenido su fascinación. No hay más que observar la actitud de los automovilistas ante un accidente en carretera.  Se monta a continuación un monumental atasco porque todo el mundo necesita bichear qué pasó, cómo quedó el coche y si hay o no muertos sobre la calzada. Esta es una reacción normal y no tendría especial trascendencia si viviéramos aún en Babia, como hacíamos antes de que comenzara este siglo xix tan fecundo en horrores. En aquellos felices años de finales del xx, los dramas que teníamos en el mundo occidental eran lo que los sociólogos llaman problemas de ricos: Me da la depre porque estoy gordo, me dejó la novia, no me puedo ir de vacaciones, etcétera. Pero el siglo xix llegó peleón. Se estrenó con la caída de las Torres gemelas y desde entonces no ha dejado de dar titulares a cinco columnas, como si quisiera competir en desastres con los albores del siglo xx. Como antes les comentaba, el ser humano está genéticamente preparado para adaptarse a lo que venga, pero me temo que tantos años de molicie nos han cogido algo desentrenados. Somos como esos animales domésticos que, de tanto pisar moqueta, han perdido facultades para sobrevivir a la intemperie. Tampoco eso tendría excesiva importancia sin otro dato signo también de nuestro tiempo. A diferencia de generaciones anteriores, la percepción que ahora tenemos de lo que acontece está condicionada por los nuevos medios comunicación. Y estos no solo deforman la realidad sino que también, como necesitan rellenar horas de emisión, acaban produciendo ese hastío informativo, esa anestesia frente al sufrimiento ajeno de que antes les hablaba. Por suerte, frente a esta realidad existe otra. La de cientos de miles de personas anónimas que en todo el mundo y especialmente en Europa se han organizado para ayudar a quien está sufriendo la insensatez de Putin. Familias (aquí en España son muchísimas) que reciben a desconocidos en sus casas. Caravanas de coches que han recorridos [miles de kilómetros] para evacuar a familias que lo han perdido todo, eso por no mencionar la ayuda económica, logística, psicológica, etcétera. Y lo hacen al margen de los políticos y de los medios de comunicación, por iniciativa propia y dando verdadero sentido a esa palabra, “solidaridad”, que antes, en nuestra en vida regalada, era más sinónima de postureo que de conmiseración o ayuda.  No sé cuánto va a durar esta guerra, pero sea larga o corta lo que espero y deseo es que, una vez que pase la emergencia, el drama de Ucrania no quede fuera de foco empujado por una nueva emergencia que lo convierta en olvido. Que no pase como con Venezuela, Haití, Cuba, Nicaragua, Siria o Afganistán y tantos otros horrores que un día nos acongojaban y donde el dolor y el sufrimiento continúa igual o peor que antes pero de los que nadie se acuerda porque una tragedia tapa a otra.

Contenido relacionado

2 Respuestas

  1. rusky dice:

    Porque los Ucranianos están sufriendo la insensatez de Putin…y no la insensatez del comico presidente que tienen manejado por los militares de la Otan?
    Desde 1991 Ucrania era un país independiente y vivia en paz.
    El antojo de la mafia Otan, de poner allí una base con misiles es lo provocó a Rusia.
    Fueron la mafia Otan y el comico presidente los que han traido la desgracia a este pais.
    Una vez y como haces siempre querida Carmen, te alineas con lo que te cuenta la tele y la radio.

  2. Edesio Doreste dice:

    Con frecuencia la vida aprieta, colectiva e individualmente: sufrimos la desgracia, el rechazo, el maltrato. Otros hasta se alegrarán ante tanto infortunio.

    No son necesariamente grandes males, sino más bien pequeñas desgracias que le suceden a otro, pero lo cierto, es que en ocasiones sentimos ciertas punzadas de satisfacción cuando los reveses de la vida le caen al prójimo en vez de a nosotros mismos. El amor por el prójimo, empieza por uno mismo; no debemos permitir que se vea afectada nuestra autoestima.

    Puedes aborrecer la envidia, el sentirse mal ante el bien ajeno, pero lo último es gozar ante el mal, ante la desdicha, ante el sufrimiento de otro. Y ocurre. En seres llamados humanos. La prensa lo sabe y lo aprovecha, lo negro vende. Los gobernantes también, mientras hablen de desgracias, menos criticarán su gestión.

    Este veneno nos hace daño a todos. Y a quien más daño le hace es a quien lo alberga. Por más que crea sentir cosquillas…Schopenhauer, escribía: ‘Sentir envidia es humano; sentir placer por la desgracia de otros, demoníaco’. Un aforismo, que admite matices de diversa consideración. La compasión y la misericordia, no. Padecer con y por el otro. «Dolor compartido, dolor disminuido». No basta con sentir indiferencia o conmoverse, hay además que moverse. A veces no es fácil, pero…Su artículo un buen ejemplo. Feliz Semana Santa.

Responder a Edesio Doreste Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.Pulse aquí para conocer nuestra Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies