Alfredo Conde gana el premio de relato histórico Emilia Pardo Bazán

Un grupo de estudiantes de la Universidad de Santiago reclutó batallones literarios para hacer frente a las tropas napoleónicas en 1808 y a las de Narváez en 1845. Este es el escenario en el que se desarrolla la obra ganadora del primer Premio de Relato Histórico Emilia Pardo Bazán de la Real Asociación de Hidalgos de España y la cátedra Vargas Llosa. El escritor Alfredo Conde se proclamó merecedor del galardón, que fue entregado ayer en la Fundación Barrié.

El relato premiado se titula El batallón y cuenta este hecho histórico desde la mirada de un estudiante de medicina de 15 años, hijo de un cirujano forense, que forma parte de un grupo de más de 2.000 alumnos compostelanos que fueron asesinados.

El relato llegó a la fase final junto con otros 17 escritos de un total de 704 que se presentaron en esta primera convocatoria. Más de 400 procedían de España y los demás, de países iberoamericanos, Israel y Argelia.

El premio está dotado con 10.000 euros y una figura de Emilia Pardo Bazán que se asemeja a la estatua ubicada en los jardines de Méndez Núñez en A Coruña.

«Estoy muy contento, ganar un premio de estas características es importante. Histórica y literariamente está respaldado por grandes instituciones. Si a esto le sumas el nombre de doña Emilia, lo único que puedo manifestar es gratitud, honra y deseos de que tenga muy larga vida el premio», afirmó Conde, que recogió el premio de manos de la Condesa de Pardo Bazán, Carmen Colmeiro; el presidente de la Real Asociación de Hidalgos de España, Manuel Pardo de Vera, y la directora de la Fundación Barrié, Carmen Arias Romero.

«La historia puede mostrarnos conductas ejemplares del pasado, como la de este joven médico que se pondrá al servicio de sus semejantes en el campo de batalla, conductas que adquieren hoy una acuciante actualidad», señaló el jurado del certamen, que estuvo integrado por los escritores Javier Moro y Carmen Posadas; el catedrático de la Universidade de A Coruña José María Paz Gago y los autores Raúl Tola, de Perú, y Mario Jaramillo, de Colombia.

Una exploración en torno a un género que aúna lo mejor de la literatura y la historia

Alfredo Conde, natural de Allariz, es autor de novelas históricas como Azul cobalto (2001), que relata la vida del ilustrado gallego Marqués de Sargadelos; o María de las batallas (2008), que traza una recreación novelada de la gesta protagonizada por la heroína coruñesa María Pita. También ha ganado el Premio Nacional de Literatura, el Nacional de la Crítica y el Nadal, sumados a otras distinciones de carácter internacional. Sus obras han sido traducidas al inglés, italiano, chino, francés y ruso. Estudió Náutica en la Escuela Superior de A Coruña e Historia en la Universidade de Santiago. Es uno de los escritores más aclamados de la escena literaria gallega.

Este primer Premio de Relato Histórico Emilia Pardo Bazán fue otorgado después de la celebración del coloquio de novela histórica, que convierte a la ciudad en un epicentro actual de este género literario. La charla abordó la actualidad de esta materia.

El director de la cátedra Vargas Llosa, Raúl Tola, coordinó la conversación, en la cual tomaron parte los escritores Almudena de Arteaga y Javier Moro. Después, Mario Jaramillo encabezó la mesa redonda sobre novela e historia con Alfredo Conde, Carmen Posadas y Xosé Carlos Caneiro.

El encuentro reunió a los principales representantes de la novela histórica en homenaje a la escritora Emilia Pardo Bazán, de la cual este año se conmemora el centenario de su muerte.

En el diálogo se analizó la situación actual de la novela basada en hechos históricos y se resaltó la relevancia de la obra de la autora coruñesa, un referente importante para el género. Su novela Misterio, publicada en 1902 y traducida al inglés y al francés, sentó un precedente en los relatos de esta materia.

>> Leer la noticia lavozdegalicia.es <<

Contenido relacionado

1 respuesta

  1. Edesio Doreste dice:

    Mi enhorabuena a D. Alfredo Conde. Sin quitarle ningún mérito por su trabajo, tenía entendido, por lo menos así se especificaba en las bases, que a este premio de relato corto, sólo podían optar o presentarse relatos, lo más cercanos a la verdad histórica, excluyendo el ensayo y la novela o cuento con personajes imaginarios. Saludos,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.Pulse aquí para conocer nuestra Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies