Zip el Desmemoriado

Leo por ahí que se ha inventado un fármaco de nombre ZIP que sirve para borrar los recuerdos malos y traumáticos que uno pueda tener. Según parece, el ZIP inhibe una encima cerebral, la PKM zeta (que yo no tenía el gusto de conocer) pero que por lo visto es la responsable de que seamos animales memoriosos. Investigadores israelíes y norteamericanos que han experimentado con el fármaco han descubierto que su potencial es enorme y aseguran que pronto podrá ser puesto en circulación. Visto lo visto ¿qué borraría usted de su vida? Todos tenemos alguna experiencia desgraciada, un momento terrible o quizá bochornoso que, si la vida tuviera tecla “delete” o “supr” como los ordenadores, pulsaríamos sin dudar ni un segundo. La bendita tecla “supr”… ¿No han soñado con ella alguna vez? Y no solo para borrar recuerdos sino también personas: el pesado de turno, el que nos hace la vida imposible en el trabajo, el déspota, el machista y hasta ese amor desgraciado que perdimos y que no logramos olvidar. Pero bueno, me estoy entusiasmando demasiado; no creo que ZIP sea tan mágico como para borrar pelmazos (lástima). Voy por tanto a rebobinar y volver al punto de partida, a este nuevo y maravilloso invento que hará que borremos recuerdos indeseados. Una vez hecha la lista de lo que querría borrar, lo primero que se me ocurre es que ZIP debe de ser fantástico pero a la vez tramposo. De hecho, me lo imagino como uno de esos inventos extraordinarios que describían Wells y Borges en alguno de sus libros. Para empezar con el caso de Wells, recuerdo haber leído con entusiasmo de niña “El hombre invisible” que empezaba con su protagonista encantado por haber adquirido esa cualidad con la que todos soñamos. Claro que poco a poco, a medida que uno iba leyendo, descubría los inconvenientes imprevisibles que tenía aquello, como por ejemplo, que el pobre protagonista no era capaz de abrazar a sus seres queridos y solo podía volver a tener corporeidad vendándose como una momia. Otros contratiempos igualmente inesperados tenía Funes el memorioso, ese personaje de Borges que, según su relato, adquiere un día la extraordinaria capacidad de recordarlo todo. Yo, que tengo memoria de pez (de chanquete para ser exactos), a priori me apuntaba a ser Funes. Podría así recordar todos los libros interesantes que he leído, o todos los momentos buenos que he vivido y desearía revivir. Pero, como ustedes recordarán, Funes al final se ve abrumado por su condición de memorioso. Y es que el pobre no solo recuerda todo lo aprendido y vivido por él sino también por todas las personas de su entorno convirtiéndose, en palabras de Borges, en un “vaciadero de basuras”. Se me ocurre, por tanto, que esta mágica pildorita ZIP tendrá, además del beneficioso efecto de borrar todos los recuerdos indeseados, algún que otro efecto secundario. Por ejemplo: si uno borra el recuerdo de un mal amor ¿no será más proclive a caer en otro de las mismas o incluso peores características? Ya pasa normalmente que se tropieza siempre con la misma piedra, imagínense si encima olvida uno la lección que la vida le intentó enseñar con un error previo. En cuanto a las experiencias dolorosas, el peligro de ZIP también puede ser considerable. A primera vista suena muy bien eso de borrar un trauma pero, a lo peor, si uno borra la experiencia, borrará también la prudencia para no incurrir en una situación parecida. Por último, se me ocurre otra pega que ponerle al ZIP de marras, y es que olvidar el dolor acabe con la solidaridad y la capacidad de conmiseración puesto que conocer el sufrimiento es lo que mejor ayuda a entender el sufrimiento de los demás (siempre que no sea uno un egoísta redomado, claro). En este mundo tan aterrador, y a la vez maravilloso que es el nuestro, todo lo bueno tiene su lado malo y por extensión todo lo buenísimo tiene su côté pésimo. Por eso, a pesar de que se me ocurren bastantes episodios de mi vida que me gustaría hacer desaparecer, creo que no me compraré la dichosa píldora ZIP. Llámenme inmovilista, si quieren, pero con este tipo de adelantos creo que prefiero aquello de Virgencita que me quede como estoy.

Contenido relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.Pulse aquí para conocer nuestra Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies