Todo Papás

Como escritora infantil ha publicado más de una decena de libros para niños, entre ellos: Historias bíblicas, Hipo canta y Kiwi. Con uno de ellos, El señor viento Norte, consiguió el Premio Nacional de Literatura al libro mejor editado en 1985. Ahora, en homenaje al 70 aniversario de la muerte de Antonio Machado, vuelve de nuevo a la literatura infantil con dos nuevos títulos sobre este grandísimo escritor. En ellos, acerca la figura del genial poeta sevillano a los más pequeños de la casa.

«El público infantil es mucho más exigente. Está acostumbrado a que la información le llegue de manera fácil, por lo que concentrarse en un libro les cuesta más y hay que saber atrapar su atención”

TodoPapás:Comenzó su carrera escribiendo literatura infantil y juvenil, después ha escrito también novelas, ensayos y cuentos para adultos. ¿Qué le ha hecho volver al mundo infantil?

Carmen Posadas: Cada dos años (más o menos) saco un libro para niños porque mis comienzos fueron en la literatura infantil y además creo que es muy necesario ocuparse de los primeros lectores, así que aparte de sacar libros para niños voy a colegios, hago videoforum, animación a la lectura, ese tipo de actividades.

TPP: ¿Es más exigente el público infantil o el adulto?

CP: Es mucho más exigente el público infantil. Los niños tienen ahora mismo una oferta de ocio enorme con las videoconsolas, el ordenador, la televisión, el cine… y además, están muy acostumbrados a que la información les llegue de manera muy fácil, muy inmediata, a ráfagas, como si fuera un spot publicitario, por lo que concentrarse en un libro les cuesta más que a los de nuestra generación.

TPP: ¿Qué diferencias hay entre escribir para niños o para adultos?

CP: Yo creo que el que sabe escribir para niños, el que sabe atrapar la atención de un niño, desde luego sabe atrapar la atención de un adulto. Lo que hay que hacer es que el principio sea muy interesante, porque si no, directamente lo dejan, o sea que la primera página tiene que ser impactante; luego hay que trabajar bastante el misterio, a los niños les encantan los secretos, las intrigas, las sorpresas y el terror, les gusta mucho más el miedo que cualquier otro género; y por último, el humor. Con esos ingredientes, y contando una historia de forma muy rápida y sintética (sin enrollarse), se consigue atraer su atención.

TPP: ¿Por qué eligió a Antonio Machado?

CP: Fernando Marías, que es muy amigo mío, tiene en esta misma colección un libro sobre Goya (Mi primer libro sobre Goya, editorial Anaya) y me propuso hacer otro para esta misma serie, y dada la casualidad de que este año es el 70 aniversario de la muerte de Machado y de que es uno de mis escritores favoritos, me decidí por él. El reto fue escribir una parte de su historia que presentaba varias dificultades. La primera es que la vida de este poeta es políticamente incorrecta porque se casa con 35 años con una niña de 14 (¡a ver cómo contaba yo eso!); y la segunda es que la historia de amor con Leonor es triste, así que el reto era contar una historia triste pero que resultara divertida y alegre.

TPP: Han realizado dos ediciones diferentes, una para niños más pequeños (a partir de 5 años) y otra para chicos de 8 a 12 años. ¿Existen grandes diferencias entre ellas?

CP: El texto es el mismo, lo que pasa es que lo hemos acortado para los más pequeños, y además, en Mi primer libro sobre Machado la imagen juega un papel muy importante, no es tanto lo que se cuenta sino lo que el niño ve y va descubriendo. Yo tuve la suerte de contar con Ximena Maier, una gran ilustradora que también tiene mucho sentido del humor y que es muy alegre, justo lo que este libro necesitaba: un contrapunto alegre a una historia un poco triste, unas ilustraciones muy divertidas.

TPP: La base de ambos es la historia de amor entre Machado y su esposa Leonor… ¿Se basó en su historia real?

CP: Sí, en efecto, a grandes rasgos es su historia real de amor.

TPP: En el libro para chicos de 8 a 12 años se incluyen extractos de poemas de Machado, ¿cree que los niños de esta edad se pueden sentir atraídos por la poesía?

CP: Creo que si los niños se inician en el mundo de la poesía desde muy jóvenes van a disfrutar mucho porque todo lo que tiene música o ritmo les encanta y la poesía precisamente es eso; por lo tanto, cuanto antes se inicien más van a poder descubrir dentro de ese mundo. Además, es importante el conocer la vida de un poeta para entender muchas de las claves de su obra.

TPP: En el libro se explica cómo gracias a Leonor y a su amor por ella, Machado se sentía inspirado para escribir sus poemas. ¿Qué le inspira a usted a la hora de escribir?

CP: Yo creo en ese aforismo que dice que “el talento es un 10% de inspiración y un 90% de transpiración”. Al final, la inspiración te tiene que llegar trabajando.

TPP: Como escritora de cuentos infantiles, ¿piensa que a este género se le da menos importancia?

CP: Pienso que la literatura infantil está viviendo una época dorada, no solamente porque los libros que más se venden en el mundo son para niños, sino también porque los adultos están leyendo libros de literatura infantil. El niño con el pijama de rayas, por ejemplo, está hecho para niños, no para adultos, y la saga de los vampiros también es para un público juvenil. Creo que hay una especie de infantilización de la sociedad.

TPP: ¿Cómo lograr que los niños se sientan atraídos por los libros en este mundo tan tecnológico lleno de ordenadores, videojuegos, etc.?

CP: La lectura es un hábito que se tiene que adquirir, es como ducharse. Hay muchos niños que nunca quieren ir al baño, pero si se les acostumbra, al final son ellos mismos los que quieren ducharse porque si no lo hacen, se sienten raros. Con la lectura pasa igual, hay que crear ese hábito. Leer es mucho más difícil que ver una película, porque en el cine te lo dan todo hecho, pero cuando estás leyendo te lo tienes que imaginar todo tú. Y precisamente porque el lector es un creador –cuando estás leyendo un libro creas los personajes, la voz, el ambiente-, cuando vas a ver una película de un libro que has leído, nunca está a la altura de tus expectativas. Esto es porque la lectura es un acto creativo a diferencia de ver una película que es un acto puramente pasivo. Leer requiere un esfuerzo, y la única manera de romper esa barrera es creando el hábito; una vez que se consigue, ya no se puede parar de leer, se convierte en un vicio, no hay nada igual.

TPP: ¿Cómo ve el panorama actual de la literatura en España? ¿Se lee cada vez menos, más? ¿Qué géneros se llevan la palma?

CP: Estamos viviendo una época dorada de la literatura infantil, a pesar de que los niños tienen muchas ofertas de ocio, también hay cantidad de libros que se divulgan a través del boca a oreja, su difusión no tiene nada que ver las campañas de publicidad. Me acuerdo por ejemplo hace un par de años, cuando estaba firmando libros en las ferias, que todo el mundo venía preguntando por los libros de las brujas (de los que yo nunca había oído hablar, pero entre las niñas se había puesto de moda) o el libro de los olores, o el de los vampiros; esto funciona con el boca a oreja, no hay ninguna campaña de marketing que pueda producir esos fenómenos tan enormes.

>> Leer entrevista original <<

Contenido relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.Pulse aquí para conocer nuestra Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies