María Celeste. Ed. Fondo de cultura económica. 1993

Ilustraciones: Araceli Suárez Gómez

En lo más profundo de la mar profunda dormía María Celeste: había sido, en lejanos tiempos, un barco pirata. Una vez, la sorprendió una tormenta y las grandes olas se la llevaron al fondo del mar con todo su tesoro.
Los peces de la región conocían a María Celeste y a todos les gustaba jugar con los restos del naufragio: meter la nariz entre las monedas de oro porque hacían tin, tin, tin; mirarse en los espejos de marfil; enrollarse en los collares de perlas.
Así pasaron algunos años y muchos más, hasta que un día acertó a pasar por ahí un extraño pez… que no era pez.

Contenido relacionado

    No se encuentran artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.Pulse aquí para conocer nuestra Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies