Los premios Medalla de Oro volvieron a convocar a personalidades del arte y la cultura

Desde hace tres años, la pintora y mecenas Mayte Spinola entrega los premios Medalla de Oro que llevan su nombre a través de una fiesta que organiza en su espectacular casa en las afueras de Madrid. Una cita que se ha convertido ya en un clásico y que suele coincidir con el cierre de ARCO, ya que muchos de los invitados forman parte de la gran familia del arte. Este año, las distinciones recayeron en la historiadora y profesora del rey FelipeCarmen Iglesias, en Carmen Posadas, los doctores Valentín FusterJose Baselga Luis Fernández VegaÁgatha Ruiz de la Prada y el catedrático Bernardo Cremades.

Spinola es fundadora del Grupo Pro Arte y Cultura, cuyo ideario es promover el mundo del arte en todas sus variantes y dar apoyo a los artistas noveles que con el tiempo se convierten en grandes figuras, como Nati Cañada (premiada), Torrent Lladó o Pedro Sandoval. Varios cuadros de este pintor venezolano cuelgan de las paredes de las casas de la propia Mayte Spinola y otros en el Guggenheim de Nueva York y en el Museo Vaticano.

El acto de este año estuvo presentado por Nieves Herrero y amenizado por la soprano Virginia Wagner. No faltaron figuras como Solita Mishaan, una de las grandes coleccionistas de arte de Latinoamérica junto a Alicia Pardo Lastra, los duques de Aveyro, el empresario y dueño de Avaloq, Francisco Fernández, el escultor Santiago de Santiago (premiado), Maria Salom y la baronesa Thyssen, que llevaba las joyas más espectaculares de la noche en forma de pendientes de esmeraldas, un regalo del barón Thyssen.

Y si en la edición anterior las hermanas Koplowitz fueron las invitadas mas esperadas, este año ha sido la infanta Elena. La hija de don Juan Carlos acudió a la cita acompañada de Rita Allendesalazar, amiga fiel y protectora leal. Llegó cuando premiados y asistentes se encontraban ya en uno de los salones y a punto de comenzar el acto, que se inició con el himno nacional. Doña Elena esperó en el recibidor de pie y casi cuadrándose, como si estuviera en el desfile de la Fiesta Nacional que preside su hermano el rey Felipe.

Desde hace tiempo, la infanta es uno de los miembros de la Primera Familia más queridos por los ciudadanos. A pesar de tener menos presencia institucional por culpa de los dislates de su cuñado y su hermana, la duquesa de Lugo procura apoyar cualquier causa que beneficie la imagen de España.

Divertida y con sentido del humor, charló con la mayoría de los invitados. Uno de los encuentros más llamativos fue con Ágatha Ruiz de la Prada, a la que felicitó por salir en su último desfile vestida con un traje trapecio con los colores de la bandera. “Me encantaría tener uno igual”, comentaba a la diseñadora. Es probable que, en cuanto empiece el buen tiempo, veamos a la hermana del rey Felipe con su modelo personalizado. Doña Elena también tuvo palabras de elogio hacia Marta Sánchez cuando Vanitatis pidió su opinión. “Me gustó mucho. Tiene una voz potente y me emocioné al escucharlo la primera vez”.

De sus hijos explicó que “están bien y además de estudiar hacen su vida como lo hemos hecho todos con su edad”. Victoria Federica estuvo esquiando en Sierra Nevada en la Semana Blanca, en la que alumnos de varios colegios coinciden en la estación de Granada.

La infanta coincidió con sus primos Bruno y Beltrán Gómez-Acebo, con su tía, la mujer de Simeón de Bulgaria, Margarita Gómez-Acebo, y la princesa Ana de Orleans, que es presidenta honorífica de Pro Arte y Cultura. Mayte Spinola contaba esa noche cómo fue precisamente su íntima, Ana de Orleans, la que le dio las pautas que servirían como punto de partida para su pintura abstracta. “Todo eso y mucho más lo cuento en mis memorias, que ya están escritas. Lo único que me falta es seleccionar definitivamente las fotos. Tengo más de diez mil. Y todo los beneficios del libro serán para la Asociación Contra el Cáncer y la investigación. Yo tuve un cáncer de pecho del que salí y creo que las revisiones son muy importantes”.

Entre los muchos invitados que acudieron al Romeral y disfrutaron del cóctel posterior estaban la cantante Glenda Gavy, Enrique Cerezo, Aurora Algar, las hijas de la anfitriona, Grachya, Mayte y Rocío Barreiros; su primo Miguel Báez Litri, Arahy Ynglada, dueña junto con su marido de Arahy, el antiguo club 31; Josemi Rodríguez Sieiro, Santiago Ybarra (presidente de honor de Vocento) y su mujer, Mercedes Baptista, y Ana Botella.

>> Ver noticia en vanitatis <<

 

Contenido relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.Pulse aquí para conocer nuestra Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies