Los aprendices de brujo de Washington D.C.

En un librito tan esclarecedor como terrible escrito mucho antes del 11s, Robert Kagan, uno de los llamados neoconservadores (guardia pretoriana de Bush), explicaba su visión del papel de los Estados Unidos en el mundo. Según él, una vez caída la Unión Soviética, Estados Unidos debían asumir su papel de líder mundial con todas sus consecuencias. Esto implicaba perder el tonto pudor que, en su opinión, había impedido a su país hasta ahora autoproclamarse arbitro mundial al modo en que lo fue, por ejemplo, Gran Bretaña en los tiempos de su imperio. Y ser arbitro significa, naturalmente tumbar regímenes políticos, proteger países amigos, retrazar fronteras…

Así, como si su preclara inteligencia no le alcanzara para saber las nefastas consecuencias que dichas prácticas han traído al mundo (sin ir mas lejos, todos los problemas de Oriente Medio son consecuencia de la desastrosa política británica de principios del siglo XX) Kagan proponía en su libro intervenir una vez más y de la misma manera en zona tan sensible del planeta. Es un poco largo explicar aquí cual era su teoría, pero a grandes rasgos consistía en acabar con los regímenes que supusieran un peligro para los Estados Unidos e Israel, léase Irak e Irán. Poco después llegó el 11s y entonces los neocons encontraron la excusa perfecta para matar dos pájaros de un tiro: En vez de embarcarse en una imposible guerra contra un evanescente Bin Laden, iban a hacer creer a la opinión pública que el culpable de los ataques era Sadam Hussein, lo que les permitía, por un lado, vengarse del ataque sufrido y por otro, acabar con un tipo tan molesto. Las consecuencias de ésta jugada de ajedrez ya la conocen ustedes, innumerables muertos y una de guerra civil que sin duda estallará en cuanto se marchen los soldados de la coalición. Lo que más me llama la atención de todo este lamentable fiasco, es cómo personas inteligentes pueden caer en equivocaciones tan estúpidas. Cualquiera se hubiera dado cuenta de que embarcarse en semejante contienda no era un horror sino, como decía Talleyrand, era algo mucho más grave: era un error. Sin embargo, con ser terrible lo que está sucediendo en Irak existe una consecuencia aún peor en la que espero hayan reparado Kagan y sus mariachis: Hoy en día, la fuerza de una superpotencia es muy distinta de la que podían tener los imperios de antaño. Antes el fuerte dominaba al débil. Ahora en cambio, de nada sirve que una superpotencia tenga armas atómicas y otros artilugios sofisticadísimos. No solo porque la guerra contra el terror es una guerra contra un enemigo invisible que no tiene patria y que no juega con las reglas establecidas sino, sobretodo, porque en ningún caso Estados Unidos puede hacer uso de su tecnología bélica. Resulta sorprendente que personas como Kagan no se hayan dado cuenta de que el verdadero poderío de un imperio es amagar, nunca pegar. Nunca atacar, nunca invadir so pena de que le ocurra lo que les ha ocurrido a los americanos en Irak. Porque antes de la invasión, ellos, con su poderío económico y bélico eran una fuerza disuasoria invencible, pero cuando el gigante baja a la arena y tiene que pelear, no con todo su potencial, sino como una fuerza convencional enfrentada a una guerrilla dispuesta a morir matando- se descubre que el gigante tiene los pies de barro. Y con todo lo peor no es eso. Lo peor para ellos y también para el resto del mundo, es que ahora los otros países del llamado “eje del mal”como Irán o Korea comienzan a desplegar también sus chantajes nucleares pues los saben impotentes.

En fin, que los aprendices de brujo como Kagan han conseguido la increíble gesta de que Estados Unidos se anule como imperio metiéndonos de paso en un lío de proporciones imprevisibles. Maldita sea su megalomanía estúpida.

Contenido relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.Pulse aquí para conocer nuestra Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies