La feria de las vanidades de la «jet-set» madrileña

Carmen Posadas, en su última novela, «La maestra de títeres», lleva a cabo un irónico fresco de la alta sociedad, protagonizado por un personaje femenino, pasto de las revistas del corazón.

Carmen Posadas, de doble nacionalidad uruguaya y española, empezó su carrera literaria en 1980 en el ámbito de la literatura infantil, en la que rápidamente se aupó como uno de sus nombres más sólidos -entre otros, obtuvo el Premio Apeles Mestres dedicado a este género-, con títulos como «Hacia una tierra desconocida», «El señor viento Norte», «Mi hermano Salvador y otras mentiras», y «María Celeste». No transcurrió, sin embargo, mucho tiempo para que ampliase sus horizontes creadores hacia la novela para adultos, el columnismo y el ensayismo, cosechando muy pronto el favor del público. Hoy sus libros se han traducido a más de una veintena de idiomas, y cuenta con un sinfín de fieles lectores dentro y fuera de nuestras fronteras.

Precisamente esta misma semana, ha asistido a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (México) para presentar su última novela, «La maestra de títeres», un título que no defraudará, sino todo lo contrario, a sus seguidores, que disfrutaron con obras como «Cinco moscas azules», «Pequeñas infamias» -Premio Planeta-, «La bella Otero», « Juego de niños», o «La cinta roja». Y tampoco decepcionará a quienes decidan acercarse por vez primera a la producción de Carmen Posadas, quien, a estas alturas, ya ha demostrado fehacientemente que para ella la literatura no es un juego, sino algo muy serio que practica con empeño, disciplina y profesionalidad.

El único amor de su vida

No es la primera vez que Posadas se adentra en el universo de la «jet-set» -eje de «La maestra de títeres»-, un mundo que por su biografía conoce de primera mano, aunque no la cegó, lo que le permite ver más allá de su aparente glamur, y con un distanciamiento y una ironía muy saludables, como se aprecia especialmente en su nueva novela. Pero quizá es su obra más ambiciosa. Desde luego, el punto de partida inspirador, confesado por la propia autora, lo es: «La feria de las vanidades», de William Thackeray.

De esta forma, si el escritor británico se propuso hacer un satírico retrato de la alta sociedad inglesa de principios del siglo XIX, Carmen Posadas se fija en la madrileña, abarcando los últimos sesenta años del discurrir histórico español.

Si en «La feria de las vanidades» la protagonista es la joven Becky Sharp, aquí lo es Beatriz Calanda, pasto de las revistas del corazón, de lo que ella sabe sacar provecho, siempre con el lema de donde el corazón la lleve. Y el corazón la llevó a cuatro matrimonios de campanillas, todos con el «único amor de su vida»: primero un actor de moda, y luego un intelectual -que la prensa del «cuore» calificó como «Nuestros Arthur Miller y Marilyn nacionales»), un aristócrata y un banquero.

A través de Beatriz, de su madre y de una de sus hijas, junto a otros personajes representativos -como el conseguidor Juan Pablo Yánez de Hinojosa, una especie de pícaro moderno que se va adaptando sin ningún problema a los cambios-, se nos sumerge en un fresco, sobre todo de tres momentos de nuestra historia reciente, los años cincuenta, la Transición y el presente, paseando por ellos figuras inventadas y reales de diferentes campos, como Lola Flores, Luis Miguel Dominguín, la duquesa de Alba, Javier Marías, Jorge Semprún, Enrique Curiel, Juan Benet…

Supervivencia

Thackeray calificó su obra como «una novela sin héroe». Igualmente, no hay héroes ni heroínas en la de Carmen Posadas, y no solo porque la visión satírica así lo exige.

Asimismo porque uno de los mejores elementos que debe manejar la literatura es que nada humano le sea ajeno. Y lo humano está formado por luces y sombras, por miserias y grandezas, verdades y mentiras, y quizá sobre todo por un deseo de supervivencia.

Los personajes de Carmen Posadas no son en blanco y negro ni de una pieza, ni burdamente caricaturescos, lo que resulta uno de los muchos aciertos de «La maestra de títeres», donde también, además de la lograda construcción de la trama, destaca la elaboración de los diálogos.

>> Leer la noticia en abc.es<<

Contenido relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.Pulse aquí para conocer nuestra Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies