El testigo invisible o la caída de los Romanov

La escritora Carmen Posadas recrea los últimos días de la dinastía rusa en su reciente novela
GUADALAJARA, JALISCO (22/NOV/2013).- Quizá a la escritora Carmen Posadas le hubiera gustado vivir la revolución bolchevique y la caída de los zares. Tal vez deseó ser testigo de los grandes cambios en Rusia.

Muchos ríos de tinta han corrido sobre los últimos días de la dinastía Romanov, algunas cosas se han inventado, otras no tanto. Carmen tuvo que documentarse por más de un año para escribir la novela El testigo invisible (Planeta, 2013), con el que, de cierta forma, “paga” una deuda.

“Siento que ya se lo debía al pueblo de Rusia, mi padre fue diplomático, así que viví un tiempo allí”. Además, el ese país tiene un significado sentimental importante para la escritora: “Me casé allí, no con un ruso (ríe) pero ahí fue la ceremonia”.

Los principales retos a los que la escritora uruguaya se enfrentó fueron no saturar al lector con fechas y e información, pues esto podría ser tedioso.

Además, en el libro se aborda de manera distinta la muerte de Rasputín, un personaje de gran influencia sobre los Romanov, y de quien se dice trataron de envenenarlo, luego le dispararon y su cuerpo fue lanzado a un río.

“La verdad es más pintoresca porque también se sabe que los servicios secretos británicos intervinieron en la muerte de Rasputín”.

Memorias

El testigo invisible se centra en la vida de Leonid Sednev, un deshollinador imperial (limpiaba chimeneas) y más tarde ayudante de cocina. Tenía 15 años la noche del 17 de julio de 1918, cuando un grupo de militares de la revolución bolchevique asesinó brutalmente a la familia imperial rusa. Leonid fue el único sobreviviente y testigo invisible de la tragedia.

Más tarde, un Leonid ya anciano decide recomponer sus recuerdos. La Rusia de los zares y bolcheviques, palacios, desfiles y princesas, lujos y miserias, y el cambio de régimen tras la tragedia es contada desde los ojos del sirviente y la mirada de Carmen Posadas.

La escritora se considera supersticiosa, por lo que prefiere no hablar sobre sus próximos proyectos.

Con El testigo invisible, apuntó, “cumplí mi objetivo de revelar nuevos datos, cosas desconocidas, pero siempre ciñéndome a la verdad”.

PERFIL
Reconocida

Reside en Madrid desde 1965, aunque pasó largas temporadas en Moscú, Buenos Aires y Londres, ciudades en las que su padre desempeñó cargos diplomáticos. Comenzó a escribiendo para niños y en 1984 ganó el Premio Ministerio de Cultura. Sus obras han sido traducidas a 23 idiomas y se publican en más de 40 países.

Carmen Posadas también ha sido galardonada con el premio Apel•les Mestres de literatura infantil y el Premio de Cultura que otorga la Comunidad de Madrid.

SABER MÁS
Otras novelas

“La Bella Otero” (2001)

“La cinta roja” (2008)

“Invitación a un asesinato” (2010)

fuente: informador.com.mx

Contenido relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.Pulse aquí para conocer nuestra Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies