El síndrome de Rebeca, a la caza de fantasmas. Romper con el miedo a empezar de nuevo.

Rituales por hábitos, fetiches por objetos y médiums por amistades son claras manifestaciones de Rebeca. El fantasma, que lleva las de ganar, se hace presente a través de las emociones. El problema es que cuando se pierde a alguien tiende a idealizarse su memoria. Pero además, con un agravante añadido, que la persona en cuestión ya no está delante para demostrar lo contrario con la realidad de sus actos diarios… Debe buscar los antídotos adecuados para paliar el efecto egoísta y maligno que le puedan ocupar los recuerdos soñados. Y como en una caza de brujas, lanzarse a aniquilarlos hasta que ya no supongan una carga en su actual relación.

«Imaginemos que cada vez que escucha un determinado disco de Bob Dylan todo le recuerda a él o a ella. Bien, pues el antídoto consiste en escuchar el disco diez, doce, cuarenta o sesenta veces. En este mundo cruel, hasta los recuerdos se gastan —es sólo cuestión de usarlos—. Ya verá cómo cuando oiga otro día por casualidad en la radio el «Blowing in the Wind» de sus amores, ya no le temblará el gesto recordando aquello».

Aprovechando la novela de Dhapne du Maurier y la posterior película de Hitchcock, la autora abre el camino hacia Manderley para que usted pueda entrar y acabar con Rebeca. Si sus pasos van parejos al señor de Winter, podría ser conveniente mantener una tranquila charla con él para saber exactamente por qué busca la antítesis de su anterior amor. Puede ocurrir que su caso está más cercano a la nueva señora de Winter y sus tremendos recelos de una persona que ya no está pero cuyo espíritu lo impregna todo; o quizás al de la señora Danvers, inquietante ama de llaves que quiere mantener a toda costa el influjo del antiguo amor. Sea la coyuntura que sea, tendrá que buscar las armas adecuadas para combatirla. Entretanto, seguro que deberá afrontar otras cuestiones como la culpa o el rencor que bien llevadas también pueden ser un acicate para aniquilar al fantasma.

«Justo cuando optamos finalmente por otra persona, empieza a aparecer por todos lados, como una obsesión, la sombra del amor anterior. No sé si ha sufrido alguna vez esto en propia carne, pero le aseguro que es auténtica conjura. De pronto, sin avisar, todo nos recuerda a Rebeca, desde una imagen hasta un sonido, pasando por un sabor. Y lo más grave, es que tanta obsesión despierta, poco a poco, una terrible sospecha».

Saber mirar y saber contar. Mirando hacia atrás con lupa.

Carmen Posadas ha escrito aquí un ensayo más humorístico que científico, en el busca reflejar de la manera más honesta posible, esa situación a la que cualquier adulto hoy día tiene que enfrentarse: la superación de la exnovia, el examante, la exmujer, el exmarido… de cara a poder vivir libremente sin sus influencias sentimentales, ya sean platónicas o físicas, una nueva relación. Un delicioso libro en el que la autora bucea con gran acierto en las trabas inconscientes del amor, muestra ejemplos, paradigmas, opiniones, teorías… Demuestra sobre todo una enorme sensibilidad para acercarse al lector y abrirle las puertas de la literatura para mirar en su interior, en ese armario donde se esconden los temores y deseos que no suelen confesarse.

«Me sorprendió observar que algunos parecían buscar un calco de la persona de la que habían estado enamorados anteriormente. Otros, por el contrario, como gato escaldado que hasta del agua fría huye, se enamoraban de la antítesis de su pareja anterior (a este club, precisamente, pertenecía yo). Existían, además, personas que, sin tener un pasado amoroso, también eran víctimas de él. Se trataba de aquellas que, al formar pareja con un separado o separada, notaban que o bien se las comparaba constantemente con ese alguien anterior, o se les hacía pagar culpas que no eran suyas en absoluto».

Contenido relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.Pulse aquí para conocer nuestra Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies