El amor es un oficio

El pasado 3 de abril Carmen Posadas cerró el ciclo sobre el Amor en la Biblioteca Regional de Murcia, que coordina Lola Gracia, y lo clausuró hablando de El mito del amor romántico. Acaba de presentar dos cuentos (Mi primer libro sobre Machado y Antonio Machado y la mirada de Leonor) sobre la relación entre el autor de Campos de Castilla y su amada. «Una puerta abierta a la curiosidad», argumenta.

– Viene a romper un mito, supongo, eso del amor romántico…
– Existe un concepto muy Hollywood de lo que es el amor y que confunde el amor con la pasión. La pasión es la chispa que enciende el amor y que científicamente se sabe que dura muy poco: unos dos años y medio. La pasión es maravillosa pero se debe reconducir a otro tipo de sentimiento, más sereno y pleno que se llama amor. Si no se convierte en eso, se transforma entonces en obsesión.

– Pero si todo lo dejamos en manos del dichoso hipotálamo, ¡qué poca gracia tiene esto de enamorarse!
– La gente que se deja arrastrar por la pasión, los instintos y los impulsos no sabe que el amor es, en realidad, un oficio; algo que debe trabajarse todos los días…, yo no esttoy nada de acuerdo con eso de dejarlo todo a las hormonas.

-¿Qué cosa es eso del amor?
– Después de que pasa la pasión, o se atempera, queda un sentimiento más cómplice, más generoso y menos excluyente; que es lo que realmente une a las parejas. Eso es el amor, incluso el amor eterno.

– ¿Y el amor en tiempos cibernéticos y de internet…?
– Mismos perros, distintos collares. El amor siempre es igual, lo que cambian son sus manifestaciones El mundo virtual permite ese amor platónico que siempre ha existido. Las cosas cambian para que todo continúe igual.

– ¿Es usted más práctica que romántica?
– Yo creo que soy bastante práctica…, pero hay cosas que resultan insuperables. Por mucha racionalidad y orden que uno ponga si no salta la chispa no hay absolutamente nada que hacer.

– ¿Seducir o ser seducida?
— ¿Puedo pedir ambas cosas?

– Humor y amor. ¿Qué es más importante?
– No concibo una cosa sin la otra, Yo sería incapaz de enamorarme de alguien que careciese de sentido del humor.

– Y, ¿dónde dejamos el sexo en todo esto?
– Donde siempre ha estado. El sexo es una manifestación básica del amor, pero no es la única ni tampoco la más importante

– Deme un buen consejo para enamorarla…
– Que me haga reír.

– ¿Es difícil?
– No, es bastante fácil. (Ríe).

– El amor escrito y descrito por una mujer, ¿es diferente?
– Sí, para las mujeres el amor sigue siendo una parte central de nuestras vidas y para los hombres es una parte.

– ¿El amor es un veneno?
– El amor-pasión sí lo es.

– ¿Hay antídoto?
-Yo creo mucho en la voluntad, yo creo que uno puede, a final, librarse hasta de los amores más tóxicos.

– El amor es como la salsa mayonesa: cuando se corta, hay que tirarlo y empezar otro nuevo; decía Enrique Jardiel Poncela.
– Es una fabulosa definición. ¡Genial! Estoy totalmente de acuerdo. Es como los jarrones chinos; cuando se rompen los puedes recomponer, los puedes pegar…, pero nunca quedan igual.

– ¿Cuál es la mejor descripción de amor que ha leído?
– Esa que dice que el amor hay que alimentarlo todos los días.

– ¿Y, el mejor libro?
– El arte de amar, de Enrich Fromm; y un apasionante estudio sobre el amor cortés. Y, claro, El amor en los tiempos del cólera, de Gabriel García Márquez.

– Hablando de amor, usted ha novelado para niños la historia de amor de Machado y Leonor.
– Es una historia que se puede considerar como políticamente incorrecta dado que el tenía 35 años y ella 14 cuando se casaron y es, además una historia de amor muy triste porque Leonor murió al año y medio de la boda. Fue un amor maravilloso pero muy breve.

– Los niños son unos lectores muy exigentes…
– Es muy complicado escribir para niños porque la oferta de ocio que reciben es tremenda. El único truco es contar cosas divertidas, que enganchen con algo de misterio y, sobre todo, no enrollarse.

– Es su última novela, La cinta roja, se mete en la piel de una espía y aventurera española en la Revolución Francesa. ¿Qué le atrajo de este personaje?
– Que es un personaje con claroscuros, muy frívola pero muy generosa, muy inteligente pero muy egoísta… Tenía cosas buenas y cosa malas, al igual que todos.

– Le han zancadilleado mucho en el mundillo literario por ser mujer.
– Hace tiempo, eso ya pasó.

– ¿Cómo ve usted esto de la crisis?
– Sobreviviremos. Las crisis sirven también para hacer alguna que otra purga y volver a algunos postulados elementales que se olvidan cuando todos son ricachones y parecen estar montados en el dólar.

– ¿Es optimista?
– Siempre.

>> Leer entrevista original <<

Contenido relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.Pulse aquí para conocer nuestra Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies