Carmen Posadas y Club de Lectura enriquecen el argumento de ‘La hija de Cayetana’

La escritora hispano-uruguaya departió ayer tarde con lectores en un cálido encuentro enmarcado en las XIX Jornadas Cervantinas que organiza la Concejalía de Cultura.

La escritora Carmen Posadas aumenta, desde este miércoles, la lista de autores  que han compartido tertulia literaria junto a los miembros del veterano Club de Lectura de Almodóvar del Campo, de una prolífica trayectoria desde que fuera creado allá por 1991 al calor de la Biblioteca Pública municipal.

En el ecuador de las XIX Jornadas Cervantinas con que un año más la Concejalía de Cultura celebra la Fiesta del Libro, la novelista, ensayista, literata infantil y columnista hispano-uruguaya departió en el Centro Cultural ‘Casa de la Marquesa’ con varias decenas de lectores almodovareños acerca de su última novela ‘La hija de Cayetana’. Publicada el pasado mes de noviembre con una importante tirada, la narración suma ya cinco ediciones.

Una obra que, como reconoció ante el auditorio que le rodeaba, del que formaban parte las munícipes Virginia López y Lidia Paz o la coordinadora del Club de Lectura, María Dolores García-Minguillán, surgió tras un intento baldío de crear otra narración cuando ya había argumentado nada menos que más de 300 páginas y el temido ‘bloqueo del escritor’ empezaba a acechar.

Sin embargo, cuando le pusieron sobre la pista de esta historia real, hasta ahora tan “desconocida y chocante” como es que la de la hija negra de la decimotercera Duquesa de Alba, las puertas para novelarla se le abrieron de par en par. La Cayetana que fue gran musa de Goya no podía tener hijos y, conforme era costumbre en la época entre las señoras importantes, “terrible costumbre por otro lado” matizó la escritora, le regalaron “una niñita esclava como quien regala una muñeca o un juguete”. La particularidad es que “se encariñó de ella hasta el punto de que la adoptó y al morir le dejó una herencia muy considerable”.

Desarrolla así Posadas un doble argumento porque “cuando yo me enteré que a la duquesa le habían regalado una niña, inmediatamente pensé que a otra madre se la robaron y por eso la novela está estructurada como la historia de dos madres”. También “como una historia de arriba y abajo; es decir, por un lado la de los ricos, reyes, corte, nobles, Godoy, Goya y por otro lado la de la madre biológica y, la historia muy desconocida de la esclavitud en España”, apuntaba.

Respecto a su presencia en el Club de Lectura de Almodóvar del Campo, Carmen Posadas reconocía lo interesante de estos encuentros con lectores. “Escribir es un acto muy solitario y hasta ahora no sabíamos quiénes eran los lectores, a lo mejor nos encontrábamos con uno o dos, pero los clubes de lectura nos permiten conocer una cantidad de cosas que yo, por ejemplo, nunca pensé que estaban en una novela mía”, indicaba. Y en este contexto reconoce que “los libros no son lo que los escritores escriben, sino lo que los lectores leen y esa es la magia de la literatura a diferencia, por ejemplo, del cine que te da todo hecho”.

De ahí el interés mutuo de escritora y lectores asistentes, vecinas en su mayoría, que pudieron intercambiar los particulares puntos de vista y aludir a otra de las facetas que desarrolla como colaboradora en medios de comunicación. “Sin duda una experiencia que nos enriquece a todos los que amamos la literatura, porque podemos confirmar o descubrir intenciones del relato con que ha sido escrito y, paralelamente, sugerir nuevos escenarios que son muy apetecibles de hacer ficción por parte de autores tan magistrales y de trayectoria tan contrastada como la de Carmen Posadas”, indicaba la concejala Virginia López.

La escritora explicó también que se inició en este noble oficio de la mano de la literatura infantil, a cuya lectura por otro lado el Consistorio almodovareño incentiva entre los escolares y jóvenes estudiantes con el desarrollo de esta ineludible cita cultural de cada mes de abril. Posadas dice alegrarse mucho de haber empezado su carrera a través de este género. “Es una gran escuela para un escritor y quienes consiguen retener la atención de un niño seguro que consiguen retenerla en el caso de un adulto. Esa fue mi escuela y siempre, cada tantos años, publico un libro para niños para recordar de dónde vengo”.

>> Leer noticia en almodovardelcampo.es <<

Contenido relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *