Carmen Posadas escribe sobre la maldad infantil

La uruguaya da otra vuelta de tuerca al género de misterio con su novela ´Juego de niños´

¿Es posible que los niños no sean tan buenos como parece? Esa es la pregunta que se hace Carmen Posadas en Juego de niños, última novela de la escritora uruguaya con la crueldad infantil como tema central. «La maldad responde a un sentimiento que nos hace sobrevivir y que se llama egoísmo. Pero yo considero el mal auténtico a aquelo que se hace sin que te reporte ningún beneficio. Eso es lo que más me interesaba».
Publicada por Planeta, la novela responde a un cambio de actitud de la escritora con respecto a la infancia. Carmen empezó en la literatura publicando libros infantiles. «Tampoco es que haya visto siempre a los niños como personas encantadoras. Lo que pasa es que en realidad son seres humanos en estado puro. Con todo lo bueno y todo lo malo. El problema es la educación. Hoy en día los padres son tan permisivos que han convertido a sus hijos en personas muy ególatras».
Una controvertida teoría con la que Carmen quiere acabar con la visiíon idílica que tenemos del mundo infantil. «Todo lo que digo es políticamente incorrecto y voy a quedar fatal con todo el mundo. Pero es la verdad. Siempre hemos sido malos, pero con la teoría fallida de que hay que dejar al niño expresarse como quiera, hemos llegado a esta situación en la que se graban palizas con el móvil. Yo creo en la educación.»
La protagonista de Juego de niños es Luisa, una escritora de novela negra que descubre en el argumento de su libro verdades sobre su vida pasada y sobre la actual de su hija Alba. Tres planos narrativos para los que fue dificil encontrar una conclusión satisfactoria. «Soy muy ordenadita. Me molestan mucho los libros con historias hinchadas resueltos de la forma más tonta. Tuve que escribir tres versiones diferentes para encontrar el gran final que necesitaba.
«Es la primera vez que Carmen Posadas se desnuda para el lector, ya que la protagonista Luisa refleja la personalidad de la autora. Un auténtico trabajo de striptease al que le ha costado mucho enfrentarse. «Escribir es un acto treméndamente impúdico. Hasta ahora me había escondido detrás de personajes que no se me parecen en nada. Un truco muy bueno porque es como ponerse un disfraz de carnaval. No lo hago para que los otros no me reconozcan, que lo hacen, sino para sentirme más protegida».
Detrás de todo la parodia al género del suspense, Juego de niños esconde una crítica a la obsesión de la sociedad actual por retrasar el envejecimiento. «Puede que ahora seamos mayores veinte años más tarde que antes. Pero este culto a la etern juventud es bastante peligroso. Si no aceptamos el paso del tiempo, corremos el riesgo de convertirnos en alguien patético.

Claudio M. de Prado Madrid
Fuente: Diario ADN

Contenido relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.Pulse aquí para conocer nuestra Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies